martes, 24 de julio de 2012

En el reflejo.


Cansado de hacer el pez
(round and round)
en esta pecera azul
llamada existencia,
intenté echar a volar
(so far away)
como el ave que llevo dentro…
Pero tras varios golpes
contra los barrotes de la vida,
comprendí que mejor
seguir buscando la libertad
en el reflejo deforme
que me devuelve el cristal
del tiempo presente,
que encontrarla en el batir de alas
de los que viven en las nubes
ajenos a su propia jaula.



acróbata

6 comentarios:

  1. Así vivo yo Tomás, ajena al propio presente, pero siempre que intento vivir aquí, acabao silenciosa, oscura y fría.
    No tengo remedio.
    Quizás algún día.
    Preciosos versos. Tienes la increíble capacidad de soñar y escribir con los pies en la tierra.
    Un beso amigo

    ResponderEliminar
  2. Hola Tomás!!
    Muy buen poema,realmente es lo que buscamos siempre esa libertad de miras,de movimientos,de sentimientos,pero chocamos con todo lo que nos rodea,aunque mejor así,y seguir intentándolo que vivir solamente en un sueño sin saber que también están encerrados en ellos mismos.

    Un fuerte abrazo!!

    ResponderEliminar
  3. Pero las jaulas cada vez se estrechan más...
    Deberíamos fugarnos.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  4. De las nubes siempre se baja. Lo malo es que algunas veces nos espera una jaula ó, el golpe es tremendo. Por eso: not fly too high.

    Buenas noches, Tomás.

    ResponderEliminar
  5. Ay mi querido amigo, primero que no acepto las jaulas y segundo que me paso la vida volando, porque aquí abajo la vida se hace cruel, fría y duele demasiado.
    Así que sigamos luchando la libertad, no queda de otra.

    Abrazos

    ResponderEliminar
  6. Mucho me temo que todos tengamos alguna jaula.
    Y los peores barrotes sean los que nos forjamos nosotros mismos.

    Besos, libres...

    ResponderEliminar