lunes, 16 de julio de 2012

Alone.


En realidad estamos solos…
Solos ante el recuerdo
de un tiempo ya pasado,
solos ante el pensamiento
de un presente que se escurre entre los dedos,
solos ante el sueño
que nos queda por poniente.
Solos…
Solos ante la propia vida
y aunque esa soledad sea compartida
solamente será eso,
una soledad solitaria
que se apoya en otra soledad
igual de sola.


acróbata

10 comentarios:

  1. -Cuánta verdad, poeta

    ResponderEliminar
  2. La peor soledad es la de a dos.

    Saludos muchos, Tomás.

    ResponderEliminar
  3. Ciertamente. La soledad acompañada es una farsa. La soledad es solitaria. Saludos.

    ResponderEliminar
  4. Muchas gracias a todos por vuestras palabras.

    Bienvenido Marcos, es un placer el tenerte por aquí.

    Abrazos.

    ResponderEliminar
  5. Prefiero la soledad por soledad, que la soledad acompañada.
    La soledad suele ser amiga y compañera, en ella nos encontramos y se establecen bellos diálogos, pero la soledad de otro cuerpo, noooo, no la quiero.

    Intensas letras, amigo mío.

    ResponderEliminar
  6. Aunque nos cueste aceptarlo, siempre estamos solos.
    Solos ante el dolor,
    solos ante la angustia,
    solos ante las certidumbres,
    solos ante nuestras propias mentiras
    y nuestros sueños.
    Solos, siempre solos...
    Sí.
    Un besito acompañado ;-)

    ResponderEliminar
  7. y a veces qué bonita es la soledad,
    la autentica!!

    Un besoooo!!!

    ResponderEliminar
  8. en un mágico momento, sentimos que compartimos pensamientos, sentimientos. Nuestro yo se comunica con otro ser, o con todo el universo.
    esos momentos tan raros y tan valiosos, nos llenan de energía, para seguir solos, hacia el único destino posible, nosotros mismos.
    Un abrazo

    ResponderEliminar