martes, 19 de junio de 2012

Letras a la vida.


Que paradójico puede llegar a ser esto de intentar ponerle letras a la vida diaria, cuanto menos tiempo permanezco sentado frente al teclado, más y más palabras acuden a mi pensamiento y sin embargo, nada más tomarlo entre mis manos buscando testimoniar lo que en mí se agolpa, casi todo el abecedario huye de mi lado, dejando si acaso un ligero rastro de silencio, que pobre de mí, testimonio lo mejor que recuerdo.

7 comentarios:

  1. escuchando el silencio
    nacen cada una de las letras
    de la vida
    del momento que nos cuentas
    que nos ocurre a muchos
    y qué bonito recordar, ése silencio...

    Un besoooo

    ResponderEliminar
  2. Las palabras son caprichosas.
    Ya volverán.
    No te preocupes.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  3. Intentar ponerle letras a la vida diaria es casi imposible.
    Las palabras llegan cuando se les antoja y ahí estás tu (y esta vez me refiero a ti) para recibirlas y hacer acrobacias maravillosas con ellas.

    Querido poeta, amigo, hoy te mando un beso de compañía y ánimo en esto de las letras y los teclados.

    ResponderEliminar
  4. A mi eso me pasa casi a diario, asi que para evitar esos conflictos con mi memoria y el ingenio puntual que se escapa pitando,siempre llevo encima una libretita y un lápiz donde voy anotando todo lo que se me ocurre en un momento dado.

    Tuve una profesora de pequeña que siempre decia más vale un lapiz corto que una memoria larga, yo al menos intento aplicarme el cuento, porque si en un momento se me agolpan palabras las guardo, no sea luego se me olviden.

    Besitos mediterráneos.

    ResponderEliminar
  5. Entro a conocerte a través de Toro, si me lo permites.

    No te agobies por la fuga momentánea de letras, a todos nos ha pasado alguna vez y a otras, más de una...volverán, ya lo creo que volverán.

    Yo también volveré.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  6. Mallarmé hizo con esa página en blanco, todo un poema...
    ;-)

    Besitos de musas que te inspiren.

    ResponderEliminar
  7. Sigo igual que ayer, pensando muchas más letras de las que escribo y no por falta de lapicero y no por pérdida de memoria...

    Gracias gente por vuestra preocupación.

    Abrazos.

    ResponderEliminar