lunes, 25 de junio de 2012

Ganar al tiempo.


Qué motivo me lleva
a perder el tiempo
con las vivencias
que viajan lejos camino del olvido.
Qué razón me arrastra
como río que busca el mar
a escribir una y otra vez
sobre los latidos del pasado…

Muy sencillo:
Darle alma de verso
al aliento del ayer
para que no sólo suspire
en lo profundo de mi pecho.

Muy fácil:
Darle cuerpo de letras
al esqueleto del recuerdo
para que no sólo amarilleen
aquellos días pretéritos
en el silencio de mi memoria.


acróbata

5 comentarios:

  1. Rescatar el pasado es propio de poetas.

    Y alimentarlo también.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  2. Un bello poema, una frase que me ha encantado.
    " El silencio de mi memoria"
    Que tengas un buen día.

    ResponderEliminar
  3. Cielo, sin pasado ni memoria que lo alimente, el recuerdo es como una pompa de jabón, que nos estalla en la naricilla en cualquier momento.

    Un beso, grisáceo, hoy llueve aquí.
    Así que hoy, te lo mando cargadito de agua y refrescante.
    ;-)

    ResponderEliminar
  4. Totalmente de acuerdo Tomás.
    Al menos yo, a veces, quiero creer que no es así, pero he de reconocer que compartir es la mejor forma de aligerar y de de sentir que nuestro pasado y nuestro presente también tiene sentido para otros, o a veces no es así, pero hay que descubrirlo. Escribir es caminar.

    Me ha gustado el amarilleo del pasado en el silencio de tu memoria, es una imagen preciosa.
    Me gusta mucho el poema.

    Besos Tomás

    ResponderEliminar
  5. Aunque ya nada pueda devolver
    la hora del esplendor en la hierba
    de la gloria en las flores,
    La belleza siempre subsiste en el recuerdo.

    (William Wordsworth)

    Preservar la belleza del recuerdo.
    Un abrazo Tomas, eres un poeta.

    ResponderEliminar