sábado, 30 de junio de 2012

Femme fatale.


La poesía,
rosa repleta de espinas,
es el género femenino
de la palabra…
Por eso a pesar del dolor
que a menudo ocasiona,
su piel de letras
es acariciada en cada sílaba
con los dedos del amor
y su carne de versos
es besada con pasión
por los labios del poeta.


acróbata

10 comentarios:

  1. Hay que abrazarse a la poesía y sentir.
    Precioso poema Tomás, me gusta esa visión tan poética de los versos y los poetas.
    Entiendase las poetas también, pero no me gusta ponerlo porque lo entendemos ¿verdad?

    Besos Tomás.

    ResponderEliminar
  2. Poema ilustrado por una foto preciosa. ¡Cuánto debéis sufrir los poetas!
    Un beso, tesoro.

    ResponderEliminar
  3. Muchas gracias por vuestras palabras.

    Supongo que este mismo poema escrito desde la perspectiva de una mujer sería igual pero cambiando el género.

    No sé si sufren los poetas, sólo sé...¿Qué no sé nada?...jajaja. Noooo!!!, también sé que sufro y soy feliz a ratos, según toque. Supongo que eso es vivir la vida en toda la intensidad de la que soy capaz.

    Abrazos buena gente.

    ResponderEliminar
  4. Ajam. Ella y él. El "toque" mágico...

    Saludos muchos. Tomás.

    ResponderEliminar
  5. Así es ella, la poesía
    unas veces toca llanto
    otras veces que sonría
    según los días de lluvia
    de un gris que nubla la vida
    o días de azules cielos
    y de alondras cantarinas...

    Mi querido tomás, tus letras siempre desde la profundidad de tu alma.

    Abrazos de siempre, siempre...

    ResponderEliminar
  6. Hola Tomás!!

    La inspiración de un poeta,sentimientos a flor de piel en cada momento vivido.
    Enhorabuena,corazón!!

    Un fuerte abrazo!!

    ResponderEliminar
  7. Un amor que enciende el alma.
    Salud

    ResponderEliminar
  8. Poeta.
    Tú q sientes el vibrar de cada verso,
    la música de cada palabra...
    ¡dime!
    dime, cómo es, q mis ojos se nublan y mi corazón se turba...
    HnlA

    ResponderEliminar
  9. Une femme fatale qui fait rêver les vers.

    Pero no todas las manos son capaces de acariciarla con la misma destreza... no.

    Un beso poético, Tomás.

    ResponderEliminar