miércoles, 13 de junio de 2012

El milagro.


Todos los pasos del hombre
empiezan y acaban
entre las piernas de la mujer…
¡Vulva de vida!
Vulva de la pequeña muerte
que genera en sus profundidades
el milagro mismo de la existencia.


acróbata

6 comentarios:

  1. Corto pero intenzo. este es mi otro blogs. Que tengas un buen día.
    http://modista8.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar
  2. Os costó hasta una costilla...

    Eterno retorno, regreso al origen.

    Mito de una caverna impenetrable.

    Besos, terroset de sucre.

    ResponderEliminar
  3. Con gusto daba yo dos...

    Lo cierto, ahora que lo pienso, es que mi vida siempre ha discurrido mucho más cercana a las mujeres que a los hombres y eso que durante muchos años he desempeñado un oficio de muchas horas donde sólo había hombres.

    Gracias por vuestras palabras.

    Besos!!!

    ResponderEliminar
  4. A Mi me sucede lo contrario, siempre me he sentido mejor entre hombres, aunque he de reconocer que la maternidad me ha acercado mucho más a mis congéneres.

    Rotundo poema acróbata, tan rotundo como cierto. El milagro de la vida en tu propia carne, de tu sangre y de tu aliento. Y el deseo de continuidad de aquel al que amas, su carne, su sangre y su aliento. Es una experiencia vital sin igual.
    En estos momentos me olvido de lo decepcionante que me resulta la especie humana. Pero por momentos, no creas.

    Gracias acróbata

    Besos

    ResponderEliminar
  5. De ahí salimos.
    Y ahí intentamos volver cuando podemos.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  6. Ese milagro que a veces te acerca a la esencia misma y otras veces te aleja de ella.
    Morir un poco, siempre es renacer.

    Besos

    ResponderEliminar