miércoles, 2 de mayo de 2012

Tramposo.


La brevedad de la vida
está llena de interminables días
cuyas largas horas
de pesados minutos
se componen tan solo
de unos pocos miles de simples suspiros.
Sin embargo para nuestra mente finita
lo efímero de la muerte
es sinónimo de eternidad
que no obedece a las normas del calendario.
¿No es un tramposo el tiempo?,
jugando en todo momento
con nuestra inocencia
sin más fin conocido
que el robarnos hasta el último aliento.


acróbata

6 comentarios:

  1. Creo ,mi niño, que quienes nos engañamos somos nosotros y no él.
    Desde que nacemos, ya vamos hacia una carrera contra reloj. Y siempre gana él.

    Por eso tal vez, haya que intentar ir con pausa pero sin prisas.
    No, no es un tramposo, pero siempre juega con ventaja...

    Besitos, terroset de sucre, guapetón!

    ResponderEliminar
  2. Un tramposo sin compasión.
    Nos engaña hasta el último día.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  3. Es curioso como siempre pensamos que es la muerte la que no ha robado el tiempo aunque no sea así


    Un beso

    ResponderEliminar
  4. Lo curioso es pensar que la muerte es el final del tiempo. Tal vez una vez muerto también se celebran los cumpleaños de esa fecha y se acaba diciendo:
    -Hoy celebro que se cumplen veinte años de mi muerte...

    Quién sabe lo que habrá tras esa inevitable fecha. La verdad es que se hace muy difícil interiorizar la palabra nada.

    Muchas gracias a todos por vuestro paso por aquí.

    Abrazos de vida.

    ResponderEliminar
  5. Qué fuerza tiene ese final...
    Eres un verdadero acróbata imprimiendo el vértigo hasta el último momento: como el tiempo, o como la vida...

    ResponderEliminar
  6. Muchas gracias Lunska por tus palabras.

    Me alegra verte por aquí.

    Abrazos.

    ResponderEliminar