sábado, 26 de mayo de 2012

Corazón azul.


Tengo el dedo corazón de mi mano derecha, desde la misma raíz de la uña hasta su final, completamente azul. Sería emocionante el decir que es a consecuencia de un contacto carnal con una apasionada pitufa que se derrite por mis huesos, pero la verdad es bastante más sencilla de explicar, se me ha roto el bolígrafo por la punta justo cuando iba a comenzar a escribir unas pocas líneas acerca de los imprevistos de la vida.


acróbata

7 comentarios:

  1. Ha sido una señal.
    Los dioses están contigo.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  2. Bueno, siendo así me quedo más tranquilo. Iré enseñándole el dedo a todo el mundo para que comprueben por sus propios ojos que estoy bendecido. A ver cómo se lo toman. Ya te contaré...Si sobrevivo, ya se sabe lo mal que se toma la humanidad las revelaciones de índole dogmáticas.

    Saludos Toro.

    ResponderEliminar
  3. Jajaja ¡vaya¡ pensé que ibas a decir que te lo habías golpeado haciendo chapuces.
    Olvidé que eres poeta!!
    El corazón de sangre azul, a ver si al final vas a ser un aristócrata o un príncipe !! Jeje

    Simpática entrada.

    Besos aristócrata ;-)

    ResponderEliminar
  4. Se puede decir que has escrito un imprevisto de la vida. La sangre azul vertida de un bolígrafo , son pocos los que se utilizan ya, y mueren por la falta de entrenamiento.

    Saludos,

    ResponderEliminar
  5. jajaja creo que no lo van a entender, eh? Eso es arte y lo demás cuento, lo llevas dentro de las venas. Tinta azul (como la sangre de príncipes) en el corazón.
    Un abrazo!!!

    ResponderEliminar
  6. Muy bueno, así me gustan las historias con final sorprendente, ja ja ja

    Un besote.

    ResponderEliminar
  7. Ya sabía yo que de la yema de tus dedos brotaba la tinta que lucen tus versos...

    Un beso, cosa guapa.

    ResponderEliminar