domingo, 15 de abril de 2012

Una guitarra.



Tu cuerpo
es una guitarra inquieta
de seis suspiros
y mil sueños
que estremece al silencio
con la caricia de mis dedos.
Tu cuerpo
es una guitarra loca
de veintitantos gemidos
e innumerables pasiones
que ruboriza al crepúsculo
bajo la huella de mis amores.
Tu cuerpo
es una hermosa guitarra
de piel de luna
y carne de estrella
que entre mis brazos
llena de música
el oscuro mutismo de la noche.


acróbata

7 comentarios:

  1. Tus noches deben ser todo un tablao flamenco...
    Sonrío.

    Las guitarras despiertan sus más dulces acordes cuando las manos saben cómo acariciarlas.

    Besitos, terroset de sucre, y guapetón.

    ResponderEliminar
  2. Jolínes ¡qué bonito!
    Eres más grande que el Burj Khalifa.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  3. Muchas gracias amigas:

    A Eva: ¿Un tablao flamenco?...jajaj, ¡qué ocurrencias tienes!, por cierto, no me gusta el flamenco, y mira que me gusta la música...

    A Towanda: Menos mal que está San Google para sacarnos de dudas...No tenía ni idea que era el Burj ese...jajaja.

    Besos guapísimas.

    ResponderEliminar
  4. una guitarra en la cama
    y un poema que canta

    me gustó muchísimo!!

    Un beso!!

    ResponderEliminar
  5. Esas son las mejores serenatas.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  6. ¡Qué hermoso poema, Tomás!.

    Esta estrofa final, es sublime:

    Tu cuerpo
    es una hermosa guitarra
    de piel de luna
    y carne de estrella
    que entre mis brazos
    llena de música
    el oscuro mutismo de la noche.


    Besos, paisano.

    ResponderEliminar
  7. Sublime chico ¿ todo lo punteas así de bien? jajajaja... Preciosas letras para la mejor de las melodias, la del amor

    ¿ Acaso mutaste a trovador?

    Besos para ti y para tu musa, en clave de SOL

    NAMASTÉ

    ResponderEliminar