miércoles, 18 de abril de 2012


Tras la suposición
habita agazapada la duda
vieja alimaña de la existencia
que se alimenta de la indecisión
tan común al presente
y junto a la afirmación
respira sin pausa la vida
única verdad conocida
que no ceja en el empeño
de demostrar su valía
dejando bien a las claras
la realidad vigente.



¿La duda?


Hoy,
día cualquiera de una existencia
que avanza de puntillas
por la ancha senda de la vida,
me habita la vieja duda
que no acaba en certeza alguna…
La duda de ser o no ser,
la duda de decir u omitir,
la duda de hacer o deshacer.
Hoy, al igual que ayer
y quién sabe si mañana también,
soy un mar de dudas
en mitad de un mundo cierto
que no alcanzo a comprender
por más que lo intento.
Hoy,
día par, ¿o era impar?,
de un tiempo que vivo
sin más pretensión que la de vivir
en paz conmigo mismo
y con todo lo que me rodea
me asalta una vez más la indecisión
que nunca marcha camino del olvido:
La indecisión de estar o no estar,
la indecisión de callar o hablar,
la indecisión de esperar o avanzar.
Hoy día “X”, ¿o era “Y”?
de un calendario sin fin
soy un simple ser humano
perdido en la inmensidad de un universo
que decide en cada momento
sin siquiera la más mínima duda
y yo, pobre de mí,
sigo buscando respuestas
a tanta pregunta sin contestación.


acróbata



7 comentarios:

  1. Para las preguntas importantes no hay respuesta alguna.
    Yo ya no pregunto.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  2. Por más que esperamos una respuesta
    nadie nos responde. Que tengas un feliz día. Saludos.

    ResponderEliminar
  3. Sin dudas, la certeza nos aburriría tanto, no crees?

    Besitos, terroset de sucre.

    ResponderEliminar
  4. Quién alberga una duda, alimenta a la incertidumbre ¿y no es precisamente esta, la que que nos ayuda a crecer? aunque hay ocasiones que demasiada pregunta tiene un doble filo y es el de perdernos por el camino...

    Por el momento, prefiero pensar que fluir será suficiente y que las preguntas seguro serán respondidas a su debido tiempo.

    Buenísimo poema acróbata, y a rebosar de respuestas!!!

    NAMASTÉ

    ResponderEliminar
  5. Ay, mi querido amigo de los tiempos, solamente la misma vida dará la respuesta.
    A todos nos asaltan las dudas en un día x...o seráa y...
    No importa el día, lo importante es que en éste mes, te escribí copmo tres veces pidiendo auxilio para crear mi blog, recuerdas????
    Te dije:
    Ays Tomás, mira te doy todos mis datos y lo abres tú.
    - No señor, respondiste, lo haces tú y vas a ver cómo en el camino se aprende.

    Y así fué y ese camino ya lleva dos años, dos años en que te sigo sintiendo como MI AMIGO TOMAS, marinero de luces.

    Así que te espero por mi blog para brindar, vienes????

    Abrazos miles

    ResponderEliminar
  6. Yo creo que el amor y la duda son los motores del mundo, del ser humano.

    La duda es síntoma de creer en uno mismo, de seguridad en tus propios criterios y de la capacidad de aceptar nuestro propio cambio de opinión. Y madurar. Y crecer.

    Quién no alberga dudas en su interior, cree que lo sabe todo y se agarra a sus principios como un clavo ardiendo y no desea que nadie los cuestione. Parecen seguros de si mismo, pero es el temor lo que los mueve.

    En fin, que me enrollo más de la cuenta.

    La duda es buena acróbata, por eso yo me alegro de que dudes.

    Besos amigo.

    ResponderEliminar
  7. Son demasiadas las preguntas, la dudas y ese silencio en el aire callando respuestas. Pero la duda no debe impedirnos avanzar.

    Siempre es grato leerte Tomás un beso

    ResponderEliminar