lunes, 30 de abril de 2012

Por los codos.


Antes la gente hablaba por los codos
aunque no tuvieran nada que decir
y curioseaban las vidas ajenas
cruzados de brazos
en las esquinas abiertas al mundo…
Ahora, gracias al progreso,
contratan tarifa plana de telefonía
y navegan por la red a golpe de clic
casi de manera invisible
para que nadie les señale con el dedo
que bastante señalan ya ellos.

Antes la gente cuchicheaba
al oído de sus semejantes
los sucesos del día a día
y si no había sucedido nada
que percibiesen como reseñable
tampoco era eso problema
se lo inventaba y asunto resuelto…
Ahora les basta con utilizar el Messenger
o en su defecto el email,
ya se sabe, por su suerte o por desgracia,
en muchos casos parecen superadas
las barreras del tiempo y el espacio.

En realidad…
¡Qué poco hemos cambiado!
aunque se piense lo contrario
continúan muchos empeñados
al igual que siempre
en llevar “p´alante” su vida
Además de todas las que se pongan por delante
y el resto somos simples escaparates
sobre el que arrojar opiniones
casi siempre inventadas
y cómo no mal intencionadas.

Y pensar que todo esto
a pesar de no meternos con nadie
y tener más que de sobra
con la propia existencia diaria.


acróbata

4 comentarios:

  1. Lo mejor es no hacer caso y vivir como te de la gana. Solo tenemos esta vida (que se sepa) y no vamos hcer las cosas como otros quieran por más que nos molesten e increpen.

    No quisiera morirme pensando que no fuí quien quise ser.

    Besos acróbata

    ResponderEliminar
  2. Por eso hay que protegerse.
    En realidad no me llamo Toro Salvaje.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  3. Muchas gracias por vuestras palabras.

    A Alexssa: Yo tampoco quisiera y en esas estamos, tratando de no traicionarme nunca.

    A Toro: Yo si soy acróbata, aunque también Tomás.
    Me permites una broma???...Me ha recordado tu comentario al Barça de Nuñez y Johan cuando siempre estaban despotricando acerca del entorno. No tiene nada que ver lo que dices con este pensamiento mío, pero es que últimamente trazo unos paralelismos que incluso llegan a dejarme a mí mismo algo perplejo...jajaja.

    Abrazos buena gente!!!

    ResponderEliminar
  4. Es un país de celestinas y cotillas.
    De lenguas y malas lenguas.
    Aunque este no es mejor... la puñalada te la dan por la espalda.

    Gracias por avisarme, cielo.
    :)

    Un beso, reguapetón.

    ResponderEliminar