domingo, 29 de abril de 2012


Parecen pocas las certezas
que me habitan
pero son las suficientes
para hacerle frente a tanta mentira
que intenta ocultar la verdad de la vida.

Lo cierto.

Parece mentira,
pero de lo poco que he aprendido
en este tiempo de vida
es que tras este lejano horizonte
que hoy contemplo
hay otro horizonte aún más remoto
que en todo momento intuyo…
Y otro…
Y otro…
Siempre hay otro más
que no se cansa de llenar
las pupilas de azul y cielo
y el alma de luz y fuego
con cada nueva puesta de sol.
Lo cierto,
es que tras mis pobres mentiras
habita un mar de verdades
que no me dejan mentir
más allá del intento vano
que no conduce a ningún lado.
Lo cierto,
es que tras mis viejas verdades
no creo que exista
ni una sola mentira
que me permita dudar
de la realidad vigente que me acompaña.


acróbata

10 comentarios:

  1. Más horizontes aún?
    Esto no se acaba nunca...

    Saludos.

    ResponderEliminar
  2. Buenos días Toro.

    Eres más rápido que Billy el niño tío, recién salido del horno ya te lo estabas zampando. Eso está bien.

    Feliz horizonte de domingo amigo.

    ResponderEliminar
  3. Y secuencia tras secuencia, la vida continúa...

    " No existe mentira tras el horizonte cuando la verdad, es la única que nos acompaña "

    Besos

    ResponderEliminar
  4. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  5. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  6. Muchos horizontes de los cuales no podemos ver el final. Un gran saludo y feliz domingo.

    ResponderEliminar
  7. Y ¿que es verdad o mentira, querido amigo? Ahí radica la dificultad.
    Sea cual sea la respuesta, tu poema destila sinceridad y profundidad, se te que no te gusta quedarte en las apariencias.

    Feliz domingo acróbata.

    ResponderEliminar
  8. Quise decir: se ve....
    Mi móvil a veces, escribe lo que le place.
    Besos

    ResponderEliminar
  9. Hola Tomás!!

    Horizontes lejanos los hay,pero quedémonos con el que está a la vuelta de la esquina,que por su cercanía me da la sensación que soy capaz de tocarlo,pero cuando lo tengo al alcance de mi mano,se aleja más y más,en fin,quedémonos con la verdad diaria,esa es la que nos indica nuestra vida,la que depende directamente de nosotros.

    Gracias por tu cariñoso comentario del otro día,eres un cielo,quiero decir un amigo,las dos cosas,vamos!

    Un abrazo corazón!!!!

    ResponderEliminar
  10. La realidad y el prosaismo acaban por sacar las verdades a flote.
    Para qué mentirse con lo que nos cae diariamente?

    Besitos, terroset de sucre.

    ResponderEliminar