domingo, 1 de abril de 2012

En cuerpo y alma.


En qué lugar
de la anatomía de mi cuerpo
habitan las palabras
que aún no te he confesado…
¿Permanecerán ellas húmedas
por los siglos de los siglos
en el alba de mi lengua,
o tal vez acaben tatuadas
beso a beso
sobre tu piel desnuda?

En qué lugar
de la geografía de mi carne
crecen los deseos
que aún no te he susurrado…
¿Comerán ellos hambrientos
año tras año
de las primaveras de tu lecho,
o quizá terminen ebrios
de beber con ansia
labio a labio de tu boca?

En qué lugar
de mi corazón
palpita loco
este amor candente
que verso a verso
corre por mis venas
queriendo ser cuerpo y alma
para hacerte mía a cada instante.
¡En qué lugar!
¡En qué lugar…!
Que busco y no encuentro,
que hallo y sin embargo
no para de crecer y crecer a tu lado.


acróbata

7 comentarios:

  1. No hay respuesta.
    Esa es la magia.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  2. Pasa cuando dos son uno. Entoces, como dice Toro, sucede la magia.

    Saludos muchos. Buenas noches.

    ResponderEliminar
  3. Eso se goza y ya está. Luego da uno gracias a la vida y piensa que es afortunado y sonríe sabiendo que, en el fondo, se lo merece. Y sigue amando.

    Precioso acróbata, me llegó; el deseo del amor que corre por tus venas de hacerse cuerpo y alma para haberla tuya a cada instante.
    Y las palabras no confesadas ¿dónde habitan? . Me gusta.

    Besos

    ResponderEliminar
  4. Tú estás lleno de cosas hermosísimas (por lo que yo te leo, que no se piense nadie que hemos sidos novios, ni nada de eso), como te iba diciendo... tú estás lleno de bondad y de amor y con esas chicas que tienes tan cerca no me extaña nada.

    Querido Tomás, en otro orden de cosas, te diré que me resulta una tarea enorme el quererte comentar. Debemos tener script incompatibles y armo la de dios es cristo para dejarte unas palabritas... A ver si se me soluciona pronto. Seguro que cuando dé a publicar se me bloquea todo y tengo que apagar el ordenador a lo bestia.

    Un beso muy fuerte y felices vacaciones.

    ResponderEliminar
  5. Ah!, pues no. Sigo aquí...
    Aprovecho y te dejo una coplilla de cuando iba al coro de la parroquia a cantar:
    "El señor es mi pastor
    nada me puede faltar"... lalalalala.

    ResponderEliminar
  6. Ese lugar es secreto...
    Sólo tú sabes la contraseña.

    Besos, guapetón.

    ResponderEliminar
  7. Muchas gracias por dejarme vuestras palabras.

    Abrazos buena gente.

    ResponderEliminar