lunes, 16 de abril de 2012

Días de la semana.


En un mundo donde todo estuviera en consonancia, los estados de ánimo y las distintas partes del cuerpo humano irían siempre de la mano con los días de la semana. Así la depresión estaría unida piel a piel con los lunes, la tristeza correría rauda por las venas de los martes, los miércoles bostezarían abriendo de par en par su boca indiferente, las expectativas crecerían minuto a minuto entre las piernas de los jueves, la excitación se removería inquieta en el bajo vientre de los viernes, los sábados serían los días en el que los corazones eyacularían felicidad de manera incansable y los domingos despertarían melancólicos con pesadez de estómago por el atracón de tanta pasión desmedida y se acostarían nostálgicos con dolor de hígado por la tremenda resaca que produce el saber por experiencia vital que al día siguiente todo comienza de nuevo. Pero, como en este mundo prácticamente nada está en consonancia, cada vez llevo menos en cuenta el día de la semana en el que me encuentro y trato por todos los medios a mi alcance sisarle fechas de brazos caídos al calendario para intercambiarlos por los viernes y por los sábados, que sin duda alguna son los días de la semana que más me gustan y los que mejor les sientan a los órganos de mi cuerpo.


acróbata

3 comentarios:

  1. El viernes noches es mi tiempo preferido.

    En él todavía hay magia.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  2. jajaja creo que eso es casi imposible¡¡ A mi me encantan los lunes, es cierto que los viernes son mis preferidos por lo que anuncian, los domingos me agobian , entristecen y enlentecen, los martes me deprimen, los miércoles cocino y los jueves como son la mitad me siento feliz. Ah¡ los sábados me pongo nostálgica.
    U eso en invierno que en otoño y primavera es diferente y en verano ni te cuento.
    La naturaleza sería un caos¡¡
    Eso si he entendido bien la entrada, que todo puede suceder ;)

    Besos Tomás. Original reflexión.

    ResponderEliminar
  3. Para mí cualquier día es bueno...
    Y depende, todo depende.

    Besos, requeteguapetonazo.

    ResponderEliminar