viernes, 27 de abril de 2012

Diario de una existencia.


La verdad,
qué sería un diario sin existencia,
nada que ver con una existencia sin diario.
El primero, bien que resiste el paso de los días,
cuando no de semanas enteras,
sin más atenciones
que el echarle de vez en cuando
un ligero vistazo de nada
para dejarle unas pocas palabras
que testimonien mi paso por su anatomía.
La segunda, avanza lo mejor que puede
por la incierta senda de la vida,
tropezando cada poco
en los baches del destino
a pesar de mis muchos cuidados.
Y en esas estamos,
que no es poco,
sobreviviendo al paso del tiempo
y dejando constancia entre letras
de bastante de lo que me ocupa
en el …Diario de una existencia…
La mía.


acróbata

6 comentarios:

  1. Dicho de un modo menos lírico, la ventana al chismorreo.

    ResponderEliminar
  2. Sí, podría decirse así. Aviso para navegantes, ¡no hay tetas!. Qué se le va a hacer algunos tenemos una existencia de cojones...jajaja.

    Ey hombre destetado, cuánto tiempo sin "verte".

    Saludos.

    ResponderEliminar
  3. Dejando a nuestras palabras como testigos de lo que sentimos.
    Bonitos diarios.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  4. Y yo no tengo perdón por no haberme pasado ya por el otro lado.
    De esta noche no pasa jeje acao de echar un vistazo a tus andanzas a lo Indiana Jones. Ese otro lado promete¡¡.

    Besos acróbata

    ResponderEliminar
  5. Lo conocí hace muy poquito tiempo y, como todo lo que haces, me encantó.
    Es el diario de la existencia de una gran persona.
    Besos.

    ResponderEliminar
  6. Pero tienes un diario?
    Dónde?

    Yo soy de un despiste...

    Besitos, corazón.

    ResponderEliminar