miércoles, 25 de abril de 2012

Blanca doble.


Un señor de derechas es un señor de un solo espejo de cuerpo entero en el que siempre se ve alto, guapo, elegante…En fin, perfecto, como Dios manda. Un señor de derechas atesora un guardarropas en el que nunca puede faltar un buen traje azul hecho por un sastre a medida, una camisa blanca bordada a mano ayer mismo, una corbata de seda de exportación y por supuesto un abrigo oscuro a juego con el resto capaz de taparlo casi todo…En fin, perfecto, como Dios manda. Además, si todo esto no fuese suficiente, este señor de derechas es amigo personal de lo más granado del pueblo, entre ellos el cura de la parroquia, con el que aparte de confesar casi cada domingo, hace una fantástica pareja de dominó en la partida de los sábados por la tarde que se organiza en el Casino para entretenimiento social de las gentes de bien.

Sin embargo, un hombre de izquierdas es un hombre que le gusta mirarse en los ojos de los demás, y unas veces se ve estupendo y otras no tanto. En cuanto al contenido de su ropero, no le presta excesiva atención, sólo la justa y necesaria que le permite su bolsillo para ir lo más cómodo posible consigo mismo en todo momento. Además, por suerte o desgracia, ni le gusta acudir a misa, ni tampoco frecuenta las tertulias de fin de semana en las que a golpe de pecho o en su defecto de blanca doble sobre el desgastado tablero de una mesa de café, se arregla a España y a los españoles, que según no se cansan de afirmar algunos, siempre hemos necesitado mano dura.

Por todo esto y mucho más que se queda en el tintero guardo la sospecha, cuando no la seguridad, que yo nunca seré un señor y si un simple hombre que bastante tiene con tratar honradamente que no se le rompa la vida en estos tiempos difíciles de señores perfectos.


acróbata

12 comentarios:

  1. Vivan los hombres (y las mujeres) y no los señores. Me ha encantado.

    ResponderEliminar
  2. ¡¡¡Vivan!!!

    Muchas gracias Jorge por dejarme tus palabras amigo. Buen día hombre...

    ResponderEliminar
  3. Para qué tanto traje?

    Si como mejor estáis es desnudos?

    Muchas veces el hábito no hace al monje...

    Besos, terroset de sucre.

    ResponderEliminar
  4. Muchas gracias Eva y Toro por vuestras palabras.

    A Eva: Hay quien gana desnudo y quien pierde...Además, el desnudo bonito, bonito es el de las mujeres, esas curvas, esa piel suave sin tanto bello...Mejor me callo.

    A Toro: Sí, pero salvaje, que no es poco.

    Abrazos amigos.

    ResponderEliminar
  5. Hola Tomas, lo importante es ser persona, independientemente de la ropa que nos vista.
    Y tú eres una de esas personas, que no deben tener miedo a mirar, en cualquier sitio su reflejo.
    Un abrazo

    (me disculparas Tomas, pero tu post a inspirado al mio de hoy en "la nave de los locos")

    ResponderEliminar
  6. Tesoro a los señores de izquierdas que yo conozco, los vistes grandes firmas y hacen todo lo contrario a lo que predican, será que los cliches están cambiando?

    Un besito.

    ResponderEliminar
  7. Será que no son de izquierdas???...Ser de izquierdas no tiene porque significar estar afiliado a un partido y lo mismo para los que se identifican con los ideales de derechas.
    En cuanto a lo de la ropa es una metáfora. Por supuesto, aunque yo tenga ideales de izquierdas me gusta cuando me apetece vestir como un señor.

    En todo caso muchas gracias por la visita.

    Abrazos.

    ResponderEliminar
  8. Discrepo.
    El hábito no hace al monje y hay auténticos señores a uno y otro lado de la carretera.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  9. Y a mí me gusta que discrepes Towanda, aunque el tema de la vestimenta sea simplemente una metáfora sobre una manera de entender la vida.

    Besos.

    ResponderEliminar
  10. Si ya lo sé que es metáfora, bonito.
    También he conocido a auténticos cafres (en los últimos tiempos) abanderando pregones sin relación alguna con sus actos.
    Me gustó mucho tu entrada.
    Buenas noches.

    ResponderEliminar
  11. Sí, de todo hay en este mundo. La coherencia es un bien escaso.

    Buen finde Towanda.

    ResponderEliminar