viernes, 23 de marzo de 2012


No importa la edad,
el único alimento
que hace realmente grande al hombre
coge en los huecos de las manos
y se saborea con labios hambrientos.


acróbata

6 comentarios:

  1. Esta cuarentona agradece el detalle.

    Besos

    ResponderEliminar
  2. Jolínes, ¡qué pedrada tan directa!
    A ver si somos capaces de divulgar el mensaje.
    Besos.

    ResponderEliminar
  3. Estaba pensando lo mal que lo pasaría Cervantes siendo manco.

    :P

    Besos, mi cosa guapa.

    ResponderEliminar
  4. Muchas gracias por vuestras palabras.

    Abrazos a dos manos.

    ResponderEliminar