domingo, 19 de febrero de 2012

Tus vocales.


Me he aprendido
las vocales de tus suspiros
recorriendo con mis labios
cada renglón de tu cuerpo.

Y allá donde se detiene mi boca
buscando con ternura
el punto y seguido de tu piel
surge de tu garganta
una cálida catarata de “aes”.

Y allá donde se posa mi saliva
humedeciendo con pasión
las líneas trémulas de tu espalda
rompe el silencio de la noche
el eco de los “oes”.

Y allá donde se recrea mi lengua
tatuando con amor
los márgenes de tu vientre
se llenan tus gemidos
de hermosas “ues”.

Y allá donde se derraman mis besos
sembrando con paciencia
tus fértiles páginas de seda
brota de tu pecho
una brisa ardiente de “ees”.

Y aquí donde crecen mis ganas
escribiendo con dulzura
sobre la poesía de tu carne
mueren en mis oídos
los alientos rítmicos de tus “ies”.


acróbata

8 comentarios:

  1. Jolínes, ¡cómo te has levantado hoy de cariñoso!
    Precioso poema, Tomás.
    Un beso para tod@s.

    ResponderEliminar
  2. Las vocales en su máximo esplendor.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  3. Las vocales del abecedario del amor. que asignatura más linda.
    No me importaría que me castigaran a escribirla cien veces sobre su cuerpo.
    Gracias por tan bella inspiración
    Un beso

    ResponderEliminar
  4. Hola Tomás!!

    Muy sensitivo tu poema,sensual y lleno de cariño y amor.

    Un abrazo!!
    Que tengas una feliz semana!

    ResponderEliminar
  5. Hola Acróbata: Ingenioso uso de las vocales entre suspiros y besos y aunque desnaturalizado el orden de las vocales no desmedra tu talento en el uso de las palabras

    ResponderEliminar
  6. Si las vocales te inspiran tal sensualidad no quiero imaginar el abecedario completo ;-)
    Besos, retequeteguapo.

    ResponderEliminar
  7. Estas vocales me encantan!
    Pero del abecedario, prefiero la m...

    Saludos muchos, Tomás y buen día!

    ResponderEliminar