viernes, 17 de febrero de 2012

Mi tiempo.


Sería absurdo el decir
que no me afectan
las opiniones de los demás,
sería necio el comentar
que nada en mí hace mella,
porque aunque no quisiera,
porque aunque lo disimulara,
que no es el caso,
me duelen ciertas palabras
que hasta mí llegan.
Cierto es que depende bastante
de quién vengan,
pero las críticas,
críticas son
y a pesar de que algunas
puedan ser justificadas
y quién sabe,
quizá hasta certeras,
otras no me cabe duda
que son infundadas
cuando no malintencionadas
y lo peor de todo
de bocas que ni me conocen
ni en realidad por lo que hablan
nunca han hecho por conocerme.
Y yo no soy nada difícil de entender,
pues actúo como pienso,
pues vivo como soy
y la verdad,
soy bien fácil de comprender,
respeto a todo el mundo
aunque se de el caso
que no comparta ciertos pensamientos,
pero no consiento
que tutelen mi existencia
porque si algo bueno tengo
es que vivo mi vida
sin meterme en la del resto.
Porque yo soy libre…
¡Libre!
¡Libre!
Y como libre vivo mi tiempo.


acróbata

13 comentarios:

  1. Intenta que no te afecten.
    Sé que no es fácil.

    Y preserva tu libertad.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  2. Pues eso mismo Tomás, que no te afecte demasiado, aunque es inevitable un pellizquito, sigue siendo como eres que a muchos así nos gusta y nos vale y a quien no le guste ya sabe el camino.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  3. La libertad es lo que nos hace casi, casi inmunes...

    Saludos muchos, Tomás.

    ResponderEliminar
  4. Es la única manera de vivir, conocernos y defender nuestra libertad...

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  5. Vale la pena, amigo, ser sincero
    aunque el corazón quede expuesto
    a la mordedura del perro que pasa.
    Porque siempre habrá un perro que pasa alrededor del sincero.

    ResponderEliminar
  6. Me alegro de que prevalezca ante todo el que tú seas siempre tu mismo. Lo que has escrito de las palabras o críticas que duelen o que nos afectan estoy en parte de acuerdo contigo, pero por otro lado pienso que a veces lo que más duele es lo que no se dice. Hay una canción (creo que es de Elena Bugedo) que dice "Lo que no dices me deja cicatrices" y la verdad es que estoy completamente de acuerdo, a veces lo que no decimos es incluso más doloroso. Bueno que no dejes nunca que lo que digan o lo que no digan te robe la felicidad. Brindo por esa libertad que proclamas.
    Saludos

    ResponderEliminar
  7. Vengo del blog de Neuriwoman a conocerte :)

    Cuanto más libre eres y menos te metes con nadie porque estás viviendo tu propia vida, más en el punto de mira ajeno te pones.
    Pero allá ellos, que prefieren vivir vidas ajenas (y de manera negativa) que la suya propia.
    Es inevitable que a veces nos dañen,pero hay que intentar trascenderlo.
    Pero tu lo sabes :)

    Besos

    ResponderEliminar
  8. Muchas gracias por vuestras palabras.

    Abrazos.

    ResponderEliminar
  9. Vivir libre es lo más preciado para una persona. Yo, por mi edad, ya puedo serlo sin que me afecten demasiadas cosas.

    Un saludo Lola
    http://boheme.zruspas.org

    ResponderEliminar
  10. Así te imagino y te quiero, libre, suelto, viviendo los minutos de este austero tiempo.

    Besos, mi cosa guapa.

    ResponderEliminar
  11. Ya sabes, a palabras necias oidos sordos.


    Saludos

    ResponderEliminar
  12. Hola Alexssa.

    Muchas gracias por tu paso por aquí.

    Saludos.

    ResponderEliminar