martes, 21 de febrero de 2012


La cuestión no es cambiar el mundo,
éste siempre está cambiando,
la verdadera cuestión
debería ser cambiarlo a mejor.


acróbata

6 comentarios:

  1. Y no vamos por ahí precisamente...

    Saludos.

    ResponderEliminar
  2. Si todos lo entendiéramos...

    Saludos muchos, Tomás. Buenas tardes.

    ResponderEliminar
  3. Yo pregunto ¿cómo lo hacemos?

    Tomás, más de una hora intentando comentar... si por lo menos hubiera estado de cañas con Evaristo.

    Un beso, precioso y si das con la pauta, me lo dices que estoy deseando cambiar el mundo y colaborar en dejar algo bueno a las niñas.

    ResponderEliminar
  4. Compleja reflexión... Si nos referimos al mundo, gobernado bajo unos pocos poderosos, te diré que estos pocos poderosos no harán por el bien de los demás, sino por el suyo propio.

    Aunque cabe la posibilidad, dentro de nuestras posibilidades de cambiar un poco el nuestro, el que concierne a nuestro entorno, entonces, si estamos cambiándolo a mejor. Quizás poco a poco se vaya propagando y quién sabe...

    "una inmensa playa, es el total de la suma de millones de minúsculos granitos de arena"

    Besos acróbata :)

    ResponderEliminar