lunes, 2 de enero de 2012

Me mata.


¡No!
No me dan pena
los abandonados a su suerte,
sólo me producen dolor
los rescatados en la desgracia.
¡No!
No me lastiman
los esclavos de la fortuna,
sólo me causan sufrimiento
los libres en el infortunio.
¡No!
No me laceran
los perdidos en el éxito,
sólo me hieren
los encontrados en el fracaso.
¡No!
No me tuercen
los desvelados en la cima,
sólo me inclinan
los soñadores en el fango.
¡No!
No me acuchillan
los perdedores en la abundancia,
sólo me sangran
los ganadores en la escasez.
¡No!
No me parten el corazón
los náufragos de su soberbia,
sólo me destrozan el alma
los desposeídos de humanidad.
Sólo me mata
la injusticia extrema de la vida...
Tanto,
tanto,
¡tantísimo!
en los bolsillos de unos pocos
y tantas,
tantas,
¡tantísimas!
manos vacías de todo
y tantas,
tantas,
¡tantísimas!
bocas llenas de nada.
Me mata el dolor del hombre.


acróbata

10 comentarios:

  1. Cada vez más ricos unos pocos y cada vez más miseria para todos.

    No puede acabar bien esto.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  2. Y tú formas parte de él...
    Un beso,

    ResponderEliminar
  3. Muchas gracias Toro por tu paso por aquí. Estoy de acuerdo contigo, esto no puede acabar bien.

    Abrazos.

    ResponderEliminar
  4. Muchas gracias Pat.mm por tus palabras.

    Exacto, por eso me duele tanto.

    ResponderEliminar
  5. Yo también pertenezco a ese colectivo. Un beso,

    ResponderEliminar
  6. Y por eso mismo también te duele tanto.

    Besos Pat.

    ResponderEliminar
  7. Hola amigo, ya veremos a donde nos lleva todo esto...
    "FELIZ AÑO"

    ResponderEliminar
  8. No te me mates ni te me mueras, eh???
    Que nos queda aún mucho año por pelear...
    Y a esos náufragos de su soberbia, déjalos hundirse en su propia miseria.
    Besos, mi cosa guapa.

    ResponderEliminar
  9. A mí también me duelen los repartos que se hicieron y se hacen de la riqueza. ¡Claro que me duele!.
    Que nos hayamos llenado los estómagos mientras que hay tantos que deben ir a los comedores de caridad...
    Nos ha tocado vivir en un mundo que como no lo mejoremos, menuda herencia les vamos a dejar a nuestros hijos.
    Un beso.

    ResponderEliminar