miércoles, 7 de diciembre de 2011

Y sueño...


En ocasiones cierro los ojos
y sueño…
Sueño que los rifles cargan versos
y disparan por tierra, mar y aire,
que esos versos alejan la oscuridad
y llenan las bocas de libertad.
En ocasiones cierro los ojos
y sueño…
Sueño que las balas son verdades
y silban llenas de razón,
que la razón es un frente común
abierto para luchar por la paz.
En ocasiones cierro los ojos
y sueño…
Sueño que los cañones atesoran besos
y abren fuego a discreción,
que esos besos son de amor
y llegan directos al corazón.
En ocasiones cierro los ojos
y sueño…
Sueño que las bombas son sonrisas
y caen del cielo con alegría,
que esa alegría recorre los rostros
desnudos de dolor bajo los rayos del sol.
En ocasiones cierro los ojos
y sueño…
Sueño que no quiero despertar.


acróbata

10 comentarios:

  1. Esto es hermoso, como todo lo que escribes.

    ResponderEliminar
  2. Que bello es soñar cuando se sueña tan bello y que duro es despertar y darse de bruces con la realidad que vivimos....

    ResponderEliminar
  3. Te mando un par de besos como balas
    y una sonrisa como disparo
    y un sueño como latido
    y no, mejor no despertar nunca y no dejar de soñar...
    Bonito, lo que has escrito, sí señor.
    Besos, Tomás.

    ResponderEliminar
  4. Mejor no dejar de soñar... mientras podamos soñar podremos seguir luchando por conseguir nuestros sueños..

    Besos mediterráneos.

    ResponderEliminar
  5. Hola Tomás!!
    Es bello cuánto sueñas,y es horrible al despertar y comprobar que no es real,que cuanto soñaste,los besos,las sonrisas,los versos...no sobreviven en este mundo.

    Gracias por tu sueño!!
    Un beso

    ResponderEliminar
  6. He pecado, he soñado. Y un cañón me lanzó un proyectil de realidad.

    Y si, Tomás. Despertar a veces es un crimen.

    Saludo enorme. Buen día.

    ResponderEliminar
  7. El derecho a soñar...Imposible que nos lo puedan quitar.

    Un abrazo,

    ResponderEliminar
  8. Precioso Sueño acróbata... Si todas las guerras fuesen soñadas del mismo modo ¡ otro gallo nos cantaría!!!!

    Pero no querer despertar en ocasiones resulta sólo sueño :)

    Un besiko

    ResponderEliminar
  9. Bellísimo amigo, no dejes de soñar nunca, de levantar la palabra como arma sagrada en la defensa de los más inmenso que tenemos, la libertad del alma, ahí nadie puede usurparla, ni rendirla, allí se alza como templo de lo que amamos.

    Te dejo mi abrazo de siempre, Tomás.

    ResponderEliminar
  10. Días parpadeando el insomnio de tus letras,
    tendido en la aspara espera, de un folio sombrío,
    por donde vas o flotas...gavilán....o gaviota,
    pliegas el pesado traje de tu copla,
    en el escenario ondulante ,de tus palabras favoritas,
    “Destino”de ópalo, impasible,al naufragio de cada tormenta,
    “Carne”nueva y sabia, en su brillo anestésico, de fugaz silencio,
    “Sombras”de rojos frutos, que reptan como hiedra,
    en tu alado pecho níveo,
    “Desnudez”como un golpe de mar,antiguo veneno,dulce toxico
    filtro narcótico del amor en tus versos,
    “Abismos”ecos nocturnos, con silueta de estío, mensajeros que agitan el tiempo,
    fluyendo palpitantes, en el extenuado abrazo del viento.
    De cuerpo palpitante, agónico...o efímero
    que puede perderse tras espejos de lluvia o
    peregrinar hasta la garganta perlada, que tala el olvido,
    océano encolerizado ,olas como cabellos,
    que devuelven a la playa,
    una bruma dulce , solitaria y poseída.
    Buscando la sonrisa, fluyes como agua fresca,
    en el cegado manantial de los días.
    Bosque de canela, de caoba, amigo infatigable,
    sangre embriagada, que tiende en sus hojas,
    el inquieto raudal de su tormento.
    Entreabriendo constelaciones o crujiendo por su peso,
    en un cántico de amor entregado,
    entre manos curvas, y parpados que tiñen de yodo
    el brillo preso de tus garras de seda.

    abrazos.Lucia

    ResponderEliminar