viernes, 16 de diciembre de 2011

Vacaciones.



Una vez más, después de un cansino peregrinaje visitando todas las agencias de viajes de los alrededores, vuelvo a quedarme otro año más sin vacaciones. Y no porque mis gustos sean demasiado exigentes, prácticamente me da igual el destino y el dinero no es ningún problema, pero en cuanto les expongo mi única condición a los agentes que me atienden, se me quedan mirando fijamente a los ojos sin saber muy bien que contestar, para a continuación haciendo uso de toda su diplomacia invitarme de inmediato a salir de su oficina. La verdad es que tampoco es para tanto, mi única petición es bien sencilla, sólo pido un lugar donde pueda darme unas largas vacaciones de mi mismo.


acróbata

8 comentarios:

  1. :)
    Buen destino... el mejor donde los haya.

    Besos, Tomás.

    ResponderEliminar
  2. Te entiendo, cuando digo que quiero barme un rato del mundo, la gente me mira cómo si fuese un dragón de dos cabezas...

    ResponderEliminar
  3. Veo que compartimos amigos, Zarzamora y Toro, entre otros. Me apetece asomar a mi ventana esta reflexión vacacional, con tu permiso, espero.
    Un abrazo desde el Sur.

    ResponderEliminar
  4. De esas, necesitamos todos de vez en cuando.

    ResponderEliminar
  5. Un hermoso lugar aque donde puedes viajar sin salir de casa, solo saliendo de ti mismo.

    Un abrazo pre-navideño.

    ResponderEliminar
  6. Si por un casual, lo consigues, porfa díme cómo se hace eso. ¿Vacaciones de uno mismo?, a lo mejor con un exorcismo...
    Besos, Tomás.

    ResponderEliminar
  7. Si es que no avanzan los de las agencias de viajes...

    Que atraso.

    Saludos.

    ResponderEliminar