martes, 13 de diciembre de 2011

Un pimiento.


Sin ánimo de parecer grosero
ni por supuesto con intención
de ofender a nadie,
tanto parientes conocidos
como quizás amigos por conocer,
he de decir en mi descargo
que me importa un pimiento
el no ser lo que esperabais.
Unos, muy seguros ellos,
juzgarán que por falta de empeño,
supongo que estarán en su derecho.
Otros, tan llenos de razones,
sentenciarán que mas bien
por exceso de celo,
digo yo que sus motivos tendrán para ello,
así que simplemente sopeso y escribo:
No sé que se esperaba de mí,
parece ser que cada cual
opina algo bien distinto
aunque tampoco importe mucho,
pues para mí lo más preocupante
es que sin habérmelo planteado hasta ahora
va a resultar que el primer defraudado
es un servidor aquí presente,
que si bien tampoco tenía claro
el camino a elegir en esta vida,
este que ahora transita
no es ni por asomo el que esperaba.
En fin, para mí es evidente
que el dejarse llevar por la corriente,
aunque parezca lo más cómodo
implica serios riesgos,
pues tarde o temprano
acaba convirtiéndote en un naufrago
perdido en mitad del océano.


acróbata




11 comentarios:

  1. Total, todos defraudados. ¿Quién hizo el planning?

    ResponderEliminar
  2. Quien esté libre de pecado que tire la primera piedra.
    Uyssss,cuidado,hay que tener cuidado porque siempre hay alguien capaz de tirarla aunque tenga un montón de ellos!
    Mira,no sé de qué va esto ni por qué, pero cada cual es como es y debemos ser aceptados como somos,no como pretendan que seamos.
    Todos sufrimos decepciones y acabamos defraudados por algo o alguien en esta vida,precisamente por no saber aceptarnos.
    Besos.

    ResponderEliminar
  3. Yo te acepto seas como seas ;)
    Sabes nadar eh??? Eso espero...
    B1quiños, cosa guapa.

    ResponderEliminar
  4. Yo no esperaba nada y me he encontrado con un tesoro de persona y, aunque te importe un pimiento, a mí me pareces que tienes muchísimo para dar y compartir. A mí, me encantas (con permiso de quién tú ya sabes)y me importa un pimiento que te importe un pimiento.
    Todos tenemos un día de esos en lo que nada es como queremos y nos sentimos "feos" (no en el físico).
    Cuando a mí me suceden estas cosas, lo que hago es contarlas. Al poco rato, me siento más "guapa".

    Un beso muy pero que muy fuerte, Sr. Pelo Pantene Pro-V.

    ResponderEliminar
  5. pues no sé qué decirte...a mi me dicen que me deje llevar, wei wu wei...quizás en medio de ese océano encuentres tu paz...
    así que rockero!! pues somos dos!! ya estoy con la cuenta atrás para el concierto de Bruce...

    bonita cabellera!!

    Un beso!!

    ResponderEliminar
  6. Muchas gracias por vuestras palabras.

    A la próxima intentaré escribir un tomate y una cebolla y ya tendremos la base de un buen sofrito para la comida.

    Abrazos.

    ResponderEliminar
  7. Yo tomé una tabla del naufragio, por las dudas...

    No entendí muy bien , pero bueh. Saludos muchos y buenas noches, Tomás.

    ResponderEliminar
  8. Lo importante es que seas fiel a ti mismo y a tus principios, nada más.

    ResponderEliminar
  9. Me voy de vacaciones, Tomás. Te deseo lo mejor en este tiempo.
    Saludo enorme, para vos, para tu familia.

    ResponderEliminar
  10. Un pimiento pa tí, chaval, jajajajaja...

    Un abrazote!!

    ResponderEliminar
  11. De lo que soñamos un día a lo que somos hoy...

    En fin, nos pasa a todos.

    Saludos.

    ResponderEliminar