domingo, 18 de diciembre de 2011

Prohibida.


La derrota…
Como renuncia de victoria,
como batalla ya perdida,
como risa sin alegría,
como sal en la herida,
como noche sin día.
Como derrota…
Está en mí prohibida.
La derrota…
Como ausencia de valentía,
como rendición ya ofrecida,
como llanto sin lluvia,
como plomo en la caída,
como amor sin caricia.
Como derrota…
Está en mí prohibida.
La derrota…
Como presencia de cobardía,
como esclavitud ya vendida,
como callejón sin salida,
como pasión sin saliva,
como muerte en vida.
Como derrota…
Está en mí prohibida.


acróbata

6 comentarios:

  1. Este tipo de prohibiciones le dan valor a la palabra.

    ResponderEliminar
  2. Me alegro de que ese tipo de derrotas estén en ti prohibidas.

    Besos, Tomás.

    ResponderEliminar
  3. ¡Victoria!
    Nunca te imaginé derrotado... y es lo que más me gusta de ti, ese arrojo y ese derroche de sensibilidad que desprendes.
    Besos, requeteguapo.

    ResponderEliminar
  4. Antes muerto que derrotado.
    Por supuesto que si.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  5. Este es todo un canto a la fuerza, la resistencia, las ganas de vivir y a no perder nunca la esperanza. No..nunca hay qye sentirse derrotado, aunque hemos de reconocer que no siempre podemos con todo.
    Un beso,

    ResponderEliminar
  6. Definitivamente está prohibida, las almas grandes no la aceptan, se levantan y luchan por la vida.

    En mi blog tienes un regalito humilde pero con mi cariño de siempre, una alitas que invitan a volar...

    Un abrazo y felicidades para ti y todos los tuyos, Tomás.

    ResponderEliminar