lunes, 26 de diciembre de 2011

El paraíso


A pesar de ser todo regido por el cerebro, cuántos pensamientos al cabo del día son dirigidos por el estómago, cuántos por el hígado, cuántos por la entrepierna… Y lo más importante, cuántos por el músculo principal de la vida. Quiero creer que el día que el corazón gobierne la mayoría de los pensamientos producidos a lo largo de todo el cuerpo humano, este mundo pasará a convertirse en un paraíso terrenal donde reine la fraternidad, el amor y la paz.


acróbata

10 comentarios:

  1. Ojalá, aunque no lo tengo yo tan claro como tú.

    Espero que hayas pasado estos días de la mejor manera posible, con la compañía de los que quieres.
    Un beso muy fuerte.

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias Towanda por tus deseos, que son recíprocos. En fin, que ya nos hemos cargado la primera sesión de la blanca Navidad (por cierto la menos fría que recuerdo, casi calurosa y todo por aquí en las horas centrales del día) y bien, ahora vamos a por la segunda sesión y la traca fin de fiestas, espero que al igual que la primera vaya al menos como esta y si es mejor, pues...mejor que mejor.

    En cuanto al texto, yo tampoco lo tengo del todo claro, por eso mismo digo "quiero creer", sería cuestión de ponerlo en práctica a nivel mundial.

    Besos para ti y para los tuyos.

    ResponderEliminar
  3. Estoy contigo en lo que dices, todo sería má humano regido con el corazón, Feliz Navidad. Besos.

    ResponderEliminar
  4. Mi querido Tomás!!

    Tú lo has dicho,poniendo ese título,eso sería el paraíso...no la Tierra.

    Aún así,es maravilloso tener esos pensamientos regidos por el corazón,lo mejor que tenemos los seres humanos,lástima que lo gastemos tan poco.

    Un fuerte abrazo!!

    ResponderEliminar
  5. Ojala fuese así, no es sencillo, prevalecen demasiadas cosas en mucha gente antes que escuchar al corazón.

    Un abrazo y te deseo felicidad

    ResponderEliminar
  6. Entiendo lo que quieres decir, acróbata, te refieres sin habernos "inmunizado". Te lo digo porque un corazón duro como una piedra lo único que aporta es la sangre justa para seguir respirando, es decir, la misma sensibilidad que Adold Hitler. Por suerte, no es lo común.

    Te mando un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  7. Ojalá así sea Acróbata! No olvidemos que hay quien tiene rocas en lugar de corazón...

    bss.

    ResponderEliminar
  8. Muchas gracias por vuestras palabras. Por cierto, los que tienen una piedra en mitad del pecho que les late no entran de ninguna de las maneras en estas letras. Pobrecitos, no saben lo que se están perdiendo, la esencia misma de la vida, el sentir como seres humanos.

    Abrazos.

    ResponderEliminar
  9. AMÉN.

    Afortunadamente, siempre somos algunos los que no solo " queremos" sino que CREEMOS...

    Preciosa " oración"

    Un BESAZO!!!

    ResponderEliminar
  10. Tú tienes un corazón como la copa de un pino, no es un simple órgano...
    Ni el mío tampoco.
    Humanos, sí. Visceralmente humanos, y que nunca dejemos de serlo.
    Besos, cosa guapa.

    ResponderEliminar