miércoles, 9 de noviembre de 2011

Sé tanto...


que todo está aquí dentro
entre los latidos de mi corazón,
tanto el sol que más alumbra
como la sombra que me abruma.
Sé que nada es para siempre,
si acaso sólo la noche oscura
y también está por ver.

que todo habita aquí dentro
entre los estremecimientos de mi carne,
tanto el Infierno que más abrasa
como el Edén que me salva.
Sé que nada es eterno,
si algo sólo la otra orilla
y ni esto aún se pude saber.

Sé tanto, tanto…
Sin apenas saber nada.

que todo crece aquí dentro
junto al torrente de mis venas,
tanto la primavera más bella
como el invierno que me hiela.
Sé que nada es perenne,
si acaso sólo la fértil semilla
y tampoco esto es seguro.

que todo respira aquí dentro
junto a los alientos de mi pecho,
tanto los vientos de libertad
como los ahogos que más temo.
Sé que nada es imposible,
si algo sólo la vida sin final
e igual la muerte lo desmiente.

Sé tanto, tanto…
Sin apenas saber nada.




acróbata

12 comentarios:

  1. Yo debo de saber tanto como tú, por que también lo siento.

    Precioso poema.

    Un besote.

    ResponderEliminar
  2. Aprovecha esos ratos de Edén al máximo y los de infierno... ¡a la mier**! (como decía Fernán-Gómez).
    Nada es eterno, Acróbata, nada.
    Me tienes preocupadilla.
    Un abrazo muy fuerte cargado de energía positiva, de risas, de sonrisas, de amistad, de buenos deseos...
    A las niñas, miles de besos.

    Hoy es un día maravilloso... jajajaja ¡es fiesta en Madrid!.

    ResponderEliminar
  3. Lo he pensado en algunas ocasiones. Pero bueno, mejor descubrir la vida todos los días.

    Saludotes muchos, Tomás.

    ResponderEliminar
  4. Todo un tratado de filosofía contenido en un poema. Me ha encantado...
    Y al final... llego a la conclusión, que solo sé, que no sé nada.

    Un beso

    ResponderEliminar
  5. Profundo y cierto. Creemos saber tanto cuando en realidad desconocemos a su vez lo mismo, lo que nos vuelve a dejar como al principio. Desnudos. La mejor manera de sabernos y redescubrirnos.

    Precioso. Un abrazo acróbata.

    NAMASTÉ

    ResponderEliminar
  6. Solo sé , que no se nada... como decia aquel...
    A veces no por mas saber, se es mas feliz, pero la ignorancia aun es peor.. asi que ..
    Mejor actuar, con conocimiento de causa.

    Besos mediterráneos.

    ResponderEliminar
  7. Yo creo que cuando empezamos a saber nos morimos.
    Que mala suerte.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  8. Bendita ignorancia la tuya, pues.

    Un abrazote, colegui

    ResponderEliminar
  9. Tú sí que sabes...
    ;)

    Besos, acróbata.

    ResponderEliminar
  10. Saber no se tanto, pero sentir por dentro te aseguro que mucho.

    Cuidate Tomas, que eres lo mejor de la Blogosfera con mayusculas.

    Un monton de besos.

    ResponderEliminar
  11. Muchas gracias por vuestras palabras, de ellas saco yo valiosas enseñanzas.

    Abrazos.

    ResponderEliminar