sábado, 26 de noviembre de 2011


Para poder escuchar
los sonidos que nos rodean
Primero hay que acallar
los ruidos que nos ocupan.


acróbata

13 comentarios:

  1. Los ruidos internos son difíciles de callar, a veces ensordecen el alma.

    Saludo grandote, Tomás. Buen fin de semana.

    ResponderEliminar
  2. A duras penas pude abrir tu blog, por lo sobrecargado que está.
    Mi ordenata es cobarde y viejo, de bajos mundos
    Lo puse a toda memoria, y se agrietaba el pobrecito. Es como si necesitase mucha alma.
    Una vez conseguido, me agradó leerte.
    Estuvo otro tanto de tiempo para irse.
    Y ahora sólo hay silencio.

    ResponderEliminar
  3. Acalla esos ruídos y, cuando puedas, escucha lo que te tengo que decir:
    "eres un tío estupendo, gigante, gran escritor y de sensibilidad extraordinaria".
    Un fortísimo abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Muchas gracias por vuestros comentarios.

    A Luna: La vida es puro ruido entremezclado con la buena música, es cuestión de ponerse a separarlo.

    A KENIT: La primera vez que me comentan lo de sobrecargado. Siempre es buena señal que no se quisiera ir de aquí. Haberlo dejado...

    A Towanda: Qué decirte amiga Towanda. Creo que con un: "Yo también te quiero", ya me entiendes

    Abrazos y buen finde.

    ResponderEliminar
  5. A veces es tanto el ruido que hay que dejar transcurrir bastante tiempo.
    Qué difícil es...
    Besos.

    ResponderEliminar
  6. Has probado escuchar el silencio?
    Creo que es el mejor sonido que se puede disfrutar...
    Besos mediterráneos.

    ResponderEliminar
  7. Tu siempre me tocas y me manoseas hasta el fondo las heridas del corazón con tus palabras.

    Que tengas un bella noche.

    ResponderEliminar
  8. Hola Tomás!!
    A veces estamos tan ocupados escuchándonos a nosotros mismos,que nos olvidamos de lo bueno que hay a nuestro alrededor.
    Como escuchar la buena música que nos pones,Tomás,he dejado a un lado mis voces interiores para poder escucharla mejor,jaja!!

    Gracias,amigo mío!!
    Un abrazo y feliz domingo!!

    ResponderEliminar
  9. Conozco poca gente capaz de dejar escuchar los ruidos que le persiguen.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  10. Que bien explosionas chico!!!! primero una cosa, luego otra. Para acallar los ruidos hay que tener paciencia, pero merece la pena... ¡ nada mejor que el transcurso para deleitarse con la esencia!

    Un beso (... silencioso...)

    ResponderEliminar
  11. Pues si.
    Esa es la mejor estrategia.
    Tantos ruidos nos van a volver locos.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  12. Callemos pues e intentemos escuchar esos latidos...
    Besotes.

    ResponderEliminar
  13. Muchas gracias por vuestras palabras, nada ruidosas, música para mis oídos.

    Abrazos.

    ResponderEliminar