lunes, 7 de noviembre de 2011

La distancia de la verdad.


Tratando de poner distancia entre lo real y lo imaginado se me ha terminado por romper la barra espaciadora y ahora sin más remedio todo lo mezclo: Lo amado con lo temido, lo olvidado con lo recordado, lo pensado con lo hablado, lo sentido con lo callado…En definitiva, lo vivido con lo soñado. Y de este aparente rompecabezas donde todo es verdad aunque no haya sucedido en su totalidad, donde nada es mentira a pesar de no haber sido hecho realidad en toda su extensión, se nutren cada día gran parte de mis letras, se alimentan en cada momento la mayoría de mis versos.


acróbata

15 comentarios:

  1. Es una barrera muy fina... Y hay que tener mucho cuidadito con no traspasarla. Nos ha pasado a muchos, creo.
    En todo caso, tú tienes una cabecita muy bien amueblada y sabes distinguir muy bien una de otra, no me cabe duda.
    Sigue haciéndonos disfrutar de tus letras y de tus versos, aún desquiciados me encantará leerlos ;)

    Besos, cosa guapa.

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias Eva por tus palabras, como no podía ser de otra manera las tendré muy en cuenta. Me gusta intentar coger el cielo con las manos, pero eso sí, teniendo firmes los dos pies sobre el suelo.

    Besos y feliz inicio de semana.

    ResponderEliminar
  3. La distancia, bien pudiera ser una delgada línea al horizonte, desde donde se aprecian los sentimientos amasijados, duales, y/o entremezclados pero teniendo en cuenta que puede ser tanto psíquica como física, te diré que en nuestro interior se alberga la única respuesta...

    Incluso en esa tesitura, dan lugar los más puros sentimientos. " para muestra, un botón. Tus letras"

    Un besazo y feliz inicio de semana acróbata :)
    NAMASTÉ

    ResponderEliminar
  4. Es que los planos se separan un simple paso Cuidadito con darlo!!
    Buena semana
    Un beso

    ResponderEliminar
  5. Me gusta ese caos en el que estás inmerso.
    Bss.

    ResponderEliminar
  6. Y yo ando por aquí con la verdad de que serás mi amigo de siempre, a pesar de distancias, ausencias y tiempo.

    Abrazos Tomás y una linda semana.

    ResponderEliminar
  7. La barra espaciadora tiene, seguro, otra forma alternativa; seguro que pulsando Ctrl con alguna otra tecla...

    La sensación de confundir lo soñado con lo vivido, la conozco de momentos puntuales ya pasados, y te hace sumirte en un "caos". Confío, espero y deseo que todo sea literatura.

    Un beso muy fuerte.

    ResponderEliminar
  8. Hay sueños que se hacen realidad y viceversa, y sueños de los que uno nunca querría despertarse…..la cuestión es que sigas volando aunque corras el riesgo de pegarte una ostia porque a veces una buena ostia te permite descubrir un mundo de colores con que alimentar tus versos. Ya ves que no te aclaro nada, todo es muy cuántico. Un placer leerte, amigo. Salud K!

    ResponderEliminar
  9. Todo tiene su lado bueno. Nosotros disfrutamos de tus versos, de tus letras...

    Saludo grandote, Tomás.

    ResponderEliminar
  10. La propia vida es un sueño como ya dijo Calderón.
    No hay delito en soñar caballero, y más si nos ofreces este festín de letras.
    Besos y buena semana Acrobatita.

    ResponderEliminar
  11. Sabía aclaración en la que únicamente tú colocas los limites. Realidad o ficción, o simplemente todo lo contrario.

    Besos.

    ResponderEliminar
  12. Hola Tomás!!!

    Un alma para soñar y unos pies para pisar.

    No necesitas barra ninguna,tú tienes la facilidad de hacer los sueños realidad(aquí),pues nos transportas a otros mundos de sentimientos con tus letras y eso es por un momento una realidad.
    Tu verdad es nuestro sueño y tu sueño es nuestra realidad.

    Un abrazo!!

    ResponderEliminar
  13. Muchas gracias por vuestro paso por aquí.

    Las palabras, palabras son y como tal hay que entenderlas, el ir más allá es arriesgarse a errar o no, siempre es más difícil manejarse en los silencios, estos si que es verdad que muchas veces no hay por dónde cogerlos.

    Abrazos.

    ResponderEliminar
  14. Así es como se vive, en esa nebulosa indescriptible, que no sabes donde tiene su origen y fin, su /arje/ y /fisis/, el sueño, lo soñado, lo amado y lo idealizado, lo silenciado, con lo añorado, lo creado y lo olvidado, todo en un coctel que explotá dentro de ti para regurgir de tus entrañas para que el mundo lo adopte en sentimentos encontrados.

    ResponderEliminar