domingo, 13 de noviembre de 2011

En familia.



A mí familia política en un arrebato de cordura me la comí de un solo bocado en una cena de Nochevieja, esperaba que ya acostumbrado mi estómago con los atracones previos de toda la semana pudiera digerirlos sin más problema que un par de sobres de Almax. Pero tras unas largas horas de arcadas terminé vomitándolos en el salón de casa, como apenas si los había masticado salieron de una pieza, eso sí, realmente enfadados por haberse perdido la gala de fin de año en televisión. A ver si no es para comérselos de nuevo, es de locos, mira que enojarse por perderse un programa grabado donde prácticamente siempre actúan los mismos. En fin, así son ellos, siempre prefieren más ver la vida de los demás en la pequeña pantalla que vivir la suya sentados a la mesa familiar. Ahora, cuando me mandan callar, yo les enseño mis colmillos, pero ellos lejos de sentirse intimidados agarran el mando del televisor para por lo menos si me los vuelvo a comer poder subir el volumen y continuar escuchando las cuatro tonterías de la programación televisiva. Claro que peor me fue con la otra parte de mi familia, con la que me corre por las venas, a esa me la bebí de un solo trago brindando por un poco de paz y desde entonces sufro de cálculos en el riñón y de dolores agudos en la vesícula.


acróbata

15 comentarios:

  1. Jajajajaaja, deja algo de espacio para las Navidades, que vienen ahora y prometen.
    Venga, que te mejores:)
    Un beso.

    ResponderEliminar
  2. ¡¡BUNÍCIMO!! BALLA FAMILIA,JAJAJAJA, NO ES LA ÚNICA Y MÁS POR NAVIDAD. ME HA ENCANTADO. FELIZ DOMINGO.

    ResponderEliminar
  3. ¡¡BUNÍCIMO!!, BALLA FAMILIA, NO ES LA ÚNICA Y MÁS POR NAVIDAD. ME HA ENCANTADO. FELIZ DOMINGO.

    ResponderEliminar
  4. Es lo que tiene la familia que por estas fechas que ya van haciendo meritos para que te los vuelvas a merendar por Navidades. Y es que se ponen de pesaditos.

    Pero tu duro y si hace falta cosete el mando a distancia al brazo.

    Un beso muy grande.

    ResponderEliminar
  5. Noooooooooooooooo!!!!
    Pero bueh, de algún modo, la familia unida...

    Saludos muchos, Tomás, buen domingo.

    ResponderEliminar
  6. Jajajaja, brutal!!!
    Si te queda hambre te mando un par de familiares, los tengo de todos los colores y sabores.
    Besos

    ResponderEliminar
  7. Veo estas navidades al protagonista de esta historia, en la más absoluta soledad, jajajaja.
    Y las fiestas están a muy corta distancia. ¡Madre mía!, miedo me dan los fiestones, aunque yo me quedo con los míos, espero y deseo, que por muchísimos años.

    Eres un crack contando historias.
    Te mando besos y abrazos

    ResponderEliminar
  8. Al final vas a tener que contratar gente para esas "entrañables fiestas familiares"
    Muy bueno,me he reido con este escrito caníbal.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  9. no veas! se me quedó un revoltijo de tripas y la mueca de una sonrisa,
    muy bueno Acróbata,
    un saludo

    ResponderEliminar
  10. :)
    Indigestión familiar??
    Eso ni con Almax...

    Besos, cielo.

    ResponderEliminar
  11. También quiero tragarme a mi familia sin vomitar después. Grandioso escrito :)

    ResponderEliminar
  12. Nosotros pasamos de indigestiones, que luego las úlceras son tremendas...jajajaja.

    Saludos

    ResponderEliminar
  13. Pero a quien se le ocurre....????

    te das cuenta que ser carnivoro no es rentable..

    hazte como yo amigo de las plantas y animales..

    no se indigestan, jajajaja

    besos

    ResponderEliminar
  14. ¿ Abriendo boca, acróbata?

    Comer y beber en ocasiones, puede ser contraproducente y de libre elección...y en cuanto al mando, siempre puedes comprar otro universal y competir,eso ayudará a rebajar el empacho ;)

    Un abrazo NAMASTÉ

    ResponderEliminar
  15. Muchas gracias por vuestras palabras.

    Abrazos.

    ResponderEliminar