sábado, 5 de noviembre de 2011

¿Ahora qué?


Y ahora qué…
Ahora que estoy a solas
con mi pensamiento,
ahora que nada más
escucho el eco de mi silencio,
ahora qué…
¿Tendré que conformarme
con ser un simple número
rellenando una larga estadística
de la que no me siento partícipe?


Y ahora qué…
Ahora que ya presiento
el desenlace de este largo paréntesis,
ahora que todo lo veo
desde un presente incierto,
ahora qué…
¿Tendré que amoldarme
con ser un garabato trémulo
al pie de una página
que a mí no me dice nada?


Y ahora qué…
Ahora que ya tengo
mil motivos para apretar los puños,
ahora que peleo sin armas
contra gigantes de viento,
ahora qué…
¿Me tocará bajar los ojos
para contabilizar los pasos
que me acercan sin remedio
al inicio de un nuevo tiempo desconocido?



acróbata

13 comentarios:

  1. ¿Y no te parece que lo desconocido siempre es mucho más excitante?
    Las sensaciones son más fuertes y las primeras veces inolvidables, que suerte tienes!.

    Un besote.

    ResponderEliminar
  2. Al personaje que piensa así, le digo que no es ningún garabato ni va a tener que bajar los ojos ante nada ni ante nadie; ni va a ser un número de una lista... porque para superar TODO; ese túnel tan negro le queda la esperanza.

    Muy triste texto pero con mucha fuerza.
    Felicidades, Tomás.
    Un abrazo desde el lado más clarito, allí donde está la luz...

    ResponderEliminar
  3. Yo también siento así... muchas veces... no siempre. Perfecta la imagen, que me ha gustado mucho no sé por qué, y mucho más esperanzadora que el poema, casi una respuesta por sí sola.
    Besos, Acróbata.

    ResponderEliminar
  4. Cuántas veces me he sentido así, estar desprovisto de armas es muy injusto cuando los demás si las tienen.
    Besos.

    ResponderEliminar
  5. Me ha gustado ese garabato trémulo al pie de una página...
    Y ahora nada.
    Sencillamente a seguir latiendo entre la numerología y el desconcierto de un tiempo anonadado.
    Besos, cielo.

    ResponderEliminar
  6. Ahora, digo yo, a esperar acontecimientos. Según sean, ya se verá, ya se hará.

    Bss.

    ResponderEliminar
  7. Es lo que tiene entrar en periodos de incertidumbre, pero ya sabes que nos tienes para lo que a tu alma le falte.

    Besos desde el final del tunel.

    ResponderEliminar
  8. Ahora no sé...
    Y lo peor, nadie lo sabe.
    Los indicios son terribles.
    Ojalá me equivoque.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  9. Y ahora quedan muchos mañanas.

    Esa sensación la tuvimos en el 2001.

    Saludo grandote, Tomás. Buen fin de semana.

    ResponderEliminar
  10. ¿ Y ahora qué...?

    Es lo más maravilloso de la vida... Ahora será lo menester...

    " Una duda queda abierta ante cualquier horizonte..."

    Un abrazo. NAMASTÉ

    ResponderEliminar
  11. Ahora tendràs que seguir luchando para no morir en el intento, la incertidumbre es mala compañia...

    un fuerte saludo y muchas gracias por tu visita.

    fus

    ResponderEliminar
  12. ¿Y ahora qué? Muy buena pregunta. La incertidumbre, la incognita. Es ley de la vida. hasta muy pronto

    ResponderEliminar
  13. Muchas gracias por vuestras palabras, por ellas he descubierto nuevos significados que no había yo pensado con respecto a este poema. Esto es lo que más me gusta de la poesía, las distintas interpretaciones que enriquecen sobre manera las letras.

    Abrazos.

    ResponderEliminar