sábado, 1 de octubre de 2011

Tu recuerdo.



Aunque el ladrón del tiempo
me ha robado el sonido de tu voz,
aún no ha podido quitarme
 el aliento de tu palabra.
Y no podrá,
mientras sigas habitando
en tantos de mis silencios.


Tu recuerdo
sigue en mí presente
al igual que el primer día.


Aunque el tren de mi vida
ya no estaciona entre tus brazos,
aún no ha conseguido hacerme olvidar
 el calor de tu regazo.
Y no podrá,
mientras estés tan próxima
en tantos de mis pensamientos.


Tu memoria
sigue en mí latiendo
como si no hubieras marchado.


Aunque el horizonte de mis pasos
ya no halle nunca tu mirada,
aún no ha logrado sisarme
 el amor de tus ojos.
Y no podrá,
mientras continúes tan nítida
cuando me miro de piel adentro.


 seguirás en mí bien viva
hasta que a por mí vuelvas.



acróbata



               

A pesar de que hoy se cumplan veintisiete años de tu marcha a mí aún no se pasa el ahogo que me causa tu falta y no creo que nunca se me pase.

19 comentarios:

  1. Es un poema precioso, para mí solo un año el 20 de Agosto y siempre hasta mi ultimo aliento seguirá en mí.

    Me ha emocionado mucho Tomás, un beso muy grande

    Ana

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias Ana, el amor de una madre es tan fuerte que ni la muerte puede matarlo.

    Besos.

    ResponderEliminar
  3. Uf, con lo sensible que estoy yo últimamente...

    Un gran abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Hay personas que siempre viven en nosotros.
    un beso

    ResponderEliminar
  5. Puf!, tocas hoy el tema sobre el que nunca quiero hablar...
    No imagino la vida sin la mía y cada vez que me hacen ver que "eso" (la despedida) tiene que llegar y que debo estar preparada; no puedo ni siquiera imaginarlo porque me quedo sin aliento.

    El poema es maravilloso, Tomás.

    Un abrazo muy fuerte.

    ResponderEliminar
  6. Es curioso festejar la vida y consecutivamente recordar la muerte... tan viva!!!!
    ( perdón pero vengo de tu día dieciseis)

    PRECIOSO; CAPAZ DE DAR VUELTA A LA PIEL

    UN ABRAZO, y una " pirueta"

    ResponderEliminar
  7. Eso solo lo puede escribir un hijo.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  8. Muchas gracias por vuestras palabras buena gente...

    Abrazos.

    ResponderEliminar
  9. Acróbata, como siempre tus versos calan hondo.
    Decirte que es humano y tuyo ese sentimiento pero que lo haces universal.
    Besos.

    ResponderEliminar
  10. Estoy segura Tomás,que desde su partida te cuida y protege,por eso sigue estando presente en tu vida,siempre está a tu lado.

    Estará bien orgullosa de lo que has hecho en la vida y sobre todo por las nietas que le has dado,estoy segura que las cuida también.

    Me ha impresionado tu poema,es una belleza de sentimientos puros.

    Un gran abrazo,amigo mío!!

    ResponderEliminar
  11. Es un precioso homenaje, el tiempo no lo borra todo, las ausencias siguen ahí.

    Un besote.

    ResponderEliminar
  12. Una gran madre y un gran hijo. A mi me consuela sentirla en el alma...

    Te mando muchos saludos,Tomás. Algunos atrasados. Pero ya toy regresando...

    ResponderEliminar
  13. La ausencia siempre duele tanto...!!!

    Un abrazo,

    ResponderEliminar
  14. Te acompaño en el sentimiento, y me alegra ver que el tiempo, no destruye los recuerdos. Que podemos hacer que las personas a las que hemos amado, sean eternas.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  15. Muchas gracias por vuestras palabras.

    Abrazos.

    ResponderEliminar
  16. Al leerte un nudo en mi garganta aprieta fuerte...
    Un beso.

    ResponderEliminar
  17. Como quisiera que este poema nunca acabara...

    ¿Haz volado en un avión de papel? ¿No? Yo tampoco.

    No dejes que te coma la oscuridad de la noche...de nuevo.

    Te sigo.

    ResponderEliminar
  18. El tiempo no es un doctor... por mucho que pase el dolor al recordar a ese amor sigue ahí...

    Pero los recuerdos , el sentimiento de haber amado es maravilloso.

    Un abrazo!

    ResponderEliminar