domingo, 16 de octubre de 2011

Mi libertad.


Mi libertad
siempre tuvo nombre de mujer,
ojos de firmamento,
labios con sabor a mar
y unos firmes pechos
que amamantan con amor a la paz.


acróbata

13 comentarios:

  1. Así debe de ser el amor.
    Besos y buen comienzo de semana.

    ResponderEliminar
  2. Sin cadenas, con nombre de mujer y con sabor a mar.
    No hay mejor forma de entender la libertad.

    Besos, acróbata.

    ResponderEliminar
  3. La libertad siempre es hermosa y siempre, siempre, debe ir mano a mano con la paz, si no, no es libertad para todos, y por tanto, no hace honor a su nombre.
    Hermosa tu libertad.

    ResponderEliminar
  4. Enhorabuena por esa libertad tan maravillosa.
    Besos.

    ResponderEliminar
  5. Preciosa y preciada Libertad...

    ( Cuanto amor se respira ultimamente por estos lares, nadie diria que estamos en otoño ;) aunque en verdad, lo maravilloso de la vida no necesita estación, florece aún sin tiempo )

    Un abrazo
    Namasté

    ResponderEliminar
  6. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  7. Hola acrobáta , por un error a la hora de escribir e suprimido el comentario , decia que yo pienso lo mismo que tus seguidores , una libertad muy bonita , feliz lunes Lm.

    ResponderEliminar
  8. No he pensado nunca como debe ser la mía...
    Coincido en el amor a la paz, el resto no lo he pensado nunca.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  9. Una libertad muy atractiva.
    Disfruta de ella.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  10. La libertad, no necesita tarjeta de presentación; por sí misma se hace notar cuando se tiene. Una bella descripción la que nos dejas.

    Bss.

    Ah! Cuando te apetezca meterte en harina con R. Graves, ya tienes para empezar :)

    ResponderEliminar
  11. Muchas gracias por vuestra visita y comentario.

    Abrazos.

    ResponderEliminar
  12. Es que la libertad es como mucha muher...

    ResponderEliminar