viernes, 9 de septiembre de 2011

TU FUERZA.




La fuerza del grito de la juventud
se alimenta del ímpetu propio de la edad.
Es un rayo en mitad de la tormenta,
violento pero breve,
que al igual que deslumbra
por su inmenso poderío
marcha dejando todo a oscuras.


La fuerza de la palabra
es el arma de la razón,
una pistola que no mata
pero si hace sangrar
a los enemigos de la voz.


Tu fuerza es la palabra,
tu palabra es de fuerza
poeta de mar y fuego.


La fuerza del grito de la madurez
se nutre de la experiencia
que sólo dan los años.
Es la lluvia que se hace esperar,
pero cuando llega
nada escapa bajo el aguacero
que todo lo empapa.


La fuerza de la palabra
es el azote de la represión.
Una escopeta sin balas
pero llena de alientos
para los amantes de la libertad.


Tu fuerza es la palabra,
tu palabra es de fuerza
poeta de cielo y tierra.

acróbata


*Estas letras me han surgido tras leer a un gran poeta que aunque no tengo el gusto de conocer personalmente si percibo como amigo. Ese poeta es Fran Picón y su blog se llama "Con la vida a cuestas"

15 comentarios:

  1. Gracias, poeta, un lujo estar en tu muro, inspirarte, y, sobre todo, ser tu amigo!

    ResponderEliminar
  2. Y es que la fuerza de la palabra, siempre será mayor que la de las armas.

    Feliz finde.

    ResponderEliminar
  3. Es una joyita, acróbata.
    La fuerza de la palabra vibra en cada verso pincelado por tus manos.
    Besos.

    ResponderEliminar
  4. Muchas gracias a todos por vuestro paso por aquí.

    A los que no tengáis el gusto de conocer la poesía de Fran os aconsejo que no perdáis la oportunidad, merece la pena.

    Abrazos.

    ResponderEliminar
  5. Me ha encantado el " se alimenta del ímpetu propio de la juventud " perfecto.
    Un abrazo amigo !!

    ResponderEliminar
  6. La vida es como una gran mochila que llevamos a cuestas y en ella echamos de todo...
    Hace tiempo que paro y la reviso y lo que es solo lastre, lo tiro a la menor oportunidad.
    Últimamente, metí tus palabras y cuando toca revisar procuro colocarlas siempre en un lugar de honor, en el más visible... Me gusta releerlas.

    Un texto precioso, pero PRECIOSO, con mayúsculas, para volver a leer.

    Un abrazo enorme.

    ResponderEliminar
  7. Muchas gracias por vuestras palabras.

    A Luís: Entiendo perfectamente que te hayas fijado precisamente en ese verso...

    A Towanda: Siempre podemos ir dejando todo aquello que nos pesa demasiado, o al menos ponerle ruedas a esa mochila...Muchas gracias Towanda, es un lujo para mí que coloques mis letras en un lugar preferente de tu blog.

    Abrazos gigantes para vosotros.

    ResponderEliminar
  8. La fuerza de las palabras es infinita e inmortal :)
    Un beso enorme, un poema precioso!

    ResponderEliminar
  9. Hola,preciosas letras van desnudando la integral belleza de este blog, si te va la palabra elegida, la poesía,te invito a mi casa, será un placer,es,
    http://ligerodeequipaje1875.blogspot.com/
    gracias, buen día, besos numantinos...

    ResponderEliminar
  10. La palabra, la voz de un pueblo, nunca se debe apagar. El día que la perdamos, estamos perdidos. Esperemos y luchemos por que eso no ocurra.

    Bss.

    ResponderEliminar
  11. Estoy deseando leer esos versos que son "escopeta sin balas". Menuda presentación que le haces.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  12. Fuerza en tus palabras, Tomás. Como una lluvia de pasión al escribir, tu voz.
    Saludos muchos, muchos. Que pases lindo fin de semana.

    ResponderEliminar
  13. Te ha inspirado bien.
    Voy a ver su blog.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  14. Precioso poema Tomás, los poemas de Fran siempre inspiran, son profundos y están vivos.

    Un beso a los dos

    ResponderEliminar