lunes, 19 de septiembre de 2011

Mío.



Tal vez
no me pertenezca
el alba de mi primer aliento
y es posible que tampoco
el ocaso que ponga fin a mi vida,
pero todo lo demás es mío…
Desde el acierto que nunca llega
hasta los errores que me acompañan.


Todo es mío
y como mío lo siento,
tanto las palabras
que me ha robado el viento
como los silencios
que me ha traído el tiempo.


Tal vez
no sea dueño
del comienzo de mis latidos
y es de esperar que tampoco
del segundo en que todo se detenga,
pero lo del medio me pertenece…
Desde la paz que no encuentro
hasta la batalla diaria que libro.


Todo es mío
y como mío lo percibo,
tanto la mirada
que busca su horizonte
como el sudor
que resbala por mi frente.


Tal vez
no sea propietario
de mi despertar al mundo
y es casi seguro que tampoco
del instante previo al sueño eterno,
pero el resto si es mío…
Desde el triunfo que me rehúye
hasta la derrota que me persigue.


Todo es mío
y como mío lo vivo,
tanto las huellas
que he dejado en el camino
como los pasos
que me acercan a mi destino.


acróbata


19 comentarios:

  1. Esos instantes que son nuestros, que nada ni nadie nos puede quitar, como aves de paso por esta quimera que es la vida. Sí, tal vez no nos pertenezca el llegar hasta aquí ni la huída, pero todo lo demás es nuestro.
    Qué bien lo dices todo siempre...
    Besos, acróbata.

    ResponderEliminar
  2. Aunque en ocasiones, no sintamos nada como nuestro.

    ResponderEliminar
  3. Hace tiempo leí una de las cartas de amor más bonitas que pueden escribirse. Hablaba de errores y haciertos y de todo lo que llevamos en la mochila. Y decía algo así: todo lo que te pertenece, todo lo que ha sido y es tu vida, lo acepto, ya que ello te ha llevado a encontrarte conmigo y a ser lo que ahora eres, que quizás no conozco enteramente, pero lo siento en cada uno de tus latidos y estoy preparada para que lo muestres, cuando tu decidas.
    Somos y por tanto y mientras lo seamos vivimos con nuestros errores y aciertos y mientras esos avatares de la vida, sigan siendo nuestros, seguiremos siendo nosotros y podremos reconocernos, cuando nos encontremos en el camino.
    Sigue haciendo tuya tu vida, ese es el mayor acierto.

    ResponderEliminar
  4. Hola Tomás!!

    Lo cuentas extraordinariamente,todo es de uno,toda una vida para vivir,es tuya te pertenece,por eso hay que cuidarla y mimarla.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  5. Irremediablemente es así, tal cual lo cuentas de una forma tan bella.

    Me ha encantado, un beso

    ResponderEliminar
  6. Todo nos pertenece, ¿de veras? porque yo me siento como una marioneta a la que manejan hilos invisibles.
    Lo dices de una manera muy hermosa, Acróbata.
    Besitos.

    ResponderEliminar
  7. Muchas gracias por vuestras palabras.

    Abrazos...

    ResponderEliminar
  8. También es tuya y solo tuya la "preciosa persona" que eres...
    He dicho.
    Un abrazo enorme.

    ResponderEliminar
  9. Así,con determinación absoluta de saberse cierto, por mucho que nuestro fin sea una incógnita y nuestro venir,algo mágico o milagroso.
    Besos.

    ResponderEliminar
  10. Tuya y simplemente tuya, tu vida.
    Lo ganado, lo perdido, lo anhelado, lo soñado, la caída el levantarse, el corazón bien grande y saber que puede amarse, es tuyo Tomás como ese aire que respiras hasta ese último segundo.

    Es bellísimo, me ha encantado, amigo mío.

    ResponderEliminar
  11. Rezuma vigor, vitalidad. Ser responsable y actor de cada paso.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  12. Todo es tuyo y como tuyo puedes dar lo que quieras y percibirlo todo.

    Genial entrada.

    Besitos y sonrisas todas :-)

    ResponderEliminar
  13. Por supuesto que lo es, acróbata, y ten seguro que nadie te lo va a reclamar.

    Un saludo, genio.

    ResponderEliminar
  14. Según vivimos, vamos creando... espero que también el destino te deparé aciertos y buenos momentos, tuyos también por supuesto.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  15. Todo que uno vive y es le pertenece; aunque pienso que a veces se viven situaciones que uno no elige por voluntad propia, sino que te ves abocado a ellas sin poderlo remediar, Eso tambien es de uno aunque no haya elegido vivirlo.


    Bss.

    ResponderEliminar
  16. Hay ocasiones en que nuestra vida parece no pertenecernos, hasta en esas ocasiones es solamente nuestra.

    Precioso poema Tomás, bonito y cierto
    Besos

    NAMASTÉ

    ResponderEliminar
  17. Muchas gracias a todos por vuestras palabras, que son un aliciente para continuar subiendo entradas a esta mi casa virtual.

    Abrazos.

    ResponderEliminar