miércoles, 10 de agosto de 2011

Me sorprendes.



No me sorprenden tus palabras
ni tampoco tus silencios.
No me sorprenden tus miradas
ni tampoco tus desprecios.
No me sorprende tu ignorancia
ni tampoco tu egoísmo.
No me sorprende tu violencia
ni tampoco tu cinismo.
No me sorprenden tus mentiras
ni tampoco tu soberbia.
¡No me sorprendes tú!
No.
Ya no me sorprendes.
Pero a pesar de todo
todavía me sigue sorprendiendo
que seas capaz de ir más allá
por tal de lastimarme
más y más la vida.


        acróbata

14 comentarios:

  1. Duro y triste llegar al punto de sentir todo esto que tan bien describes Dejar de sorprenderte cuando aún vuelve a ser capaz de "sorprenderte".
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. La maldad, no tiene límites.
    Que triste gastar energía en hacer el mal ajeno.
    En fin, que le vaya bonito al susodicho individuo y que recoja lo mismo que siembra.

    Bss.

    ResponderEliminar
  3. yo intento creer que arrieritos somos y en el camino nos encontraremos....
    que pena que la gente deje de sorprendernos y se vuelva tan predecible!!!
    bicos y animo!

    ResponderEliminar
  4. Amigo Tomás, cada vez te estás superando más.
    Gracias maestro.

    ResponderEliminar
  5. Es triste, mucho, pero hay que dar la espalda y ni siquiera darse por aludido.
    Besos, Acróbata.

    ResponderEliminar
  6. No puede doler lo que no nos importa.

    Un beso amigacho.

    Marikosan

    ResponderEliminar
  7. Espero que te deje en paz de una vez y que se dedique a automolestarse.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  8. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  9. Mi querido amigo, es difícil levantarnos con una herida en el costado izquierdo, pero se levanta.
    La indiferencia a la maldad suele ser la mejor arma, lo que se conquista con mentiras, a la larga se paga el precio justo y el tiempo habla de lo definitivo.

    Te dejo un abrazo apretado de aquellos tiempos, de todos los tiempos, porque siempre vas en mi corazón y un aquí estoy.

    Arriba acróbata de la vida, sabes sortear obstáculos y mantener el equilibrio.

    ResponderEliminar
  10. Para bien o para menos bien, las sorpresas son vida, ya que generan en nosotros todo tipo de reacciones... aunque hay que reconocer que en ocasiones, nos gustaría que nos sorprendieran previo habernos untado en vaselina

    UN ABRAZO

    NAMASTÉ

    ResponderEliminar
  11. A mi si que me sorprendes tu poema, así que voy a disfrutar de esa sorpresa;)

    Besitos y sonrisas sorprendentes:))

    ResponderEliminar
  12. Siento mucho lo que dices,si fuera cierto Tomás

    Ojalá sea sólo producto de tu imaginación,sin vivirlo en primera persona.
    Hay gente con mucha maldad que se autoalimentan haciendo daño.

    Un fuerte abrazo amigo mio

    ResponderEliminar
  13. Sí, lamentablemente hay gente que sólo sabe hacer mal y le sorprende a uno de manera nefasta.
    Besos, acróbata.

    ResponderEliminar