jueves, 28 de julio de 2011

Doce.



Doce son los meses del año.
Doce son las horas del reloj.
Doce son los minutos.
Doce

Minuto uno: Apagar de un manotazo el despertador y dar una ligerísima cabezadita de nada más sesenta segundos.

Minuto dos: Ir al cuarto de baño (hay peajes de nuestro cuerpo que una vez pagados producen un gran placer)

Minuto tres: Entrar a sus habitaciones, arroparlas y darles un beso mañanero mientras continúan placidamente durmiendo.

Minuto cuatro: Percibir el olor del café recién hecho recorriendo despacio cada rincón de la casa.

Minuto cinco: Leer en voz alta un poema de Benedetti, de Lorca, de Neruda, de Miguel Hernández, de Bécquer….Qué se yo de cualquier poeta que escriba desde el corazón.

Minuto seis: Dar un ligero esbozo escrito a un pensamiento repentino que me surja a la par que los leo, a la par que trato de interiorizarlos.

Minuto siete: Mojar la puntita crujiente de un cruasán en el café con leche humeante y comerlo saboreando su textura, su dulzura, su….¡Qué ricos están!

Minuto ocho: Sentir como cae por la espalda el chorro de agua templada de la ducha mientras por los altavoces acoplados del MP3 la voz de Eddie Vedder llena de paz los silencios.

Minuto nueve: Contemplar liado en una perfumada toalla la salida del astro rey desde la ventana de la habitación.

Minuto diez: Sentir el calor de su abrazo amante por detrás y el susurro de sus labios junto a mis oídos pidiéndome guerra.

Minuto once: Regresar de nuevo con ella a la cama.

Minuto doce: Dejar volar la imaginación bajo las sábanas…(este minuto por ser el último de esta tanda no tiene tiempo establecido, todo depende, nada está escrito)


Doce minutos no son mucho.
Doce son muy poco tiempo.
Doce son apenas nada.
Nada que pueden traerte
un buen pedazo de paraíso.
Un paraíso de doce minutos
que te llena de gloria
las mañanas de cada día de vida.


Doce simples minutos son capaces de producirte una gran felicidad, el error es valorar los días en su conjunto y no por partes, seguro que de los mil cuatrocientos cuarenta minutos que tienen las veinticuatro horas de una jornada, hay bastantes que son maravillosos, otros muchos que simplemente no se recuerdan por distintos motivos, y sólo unos pocos que realmente no deberían haber existido.

                                         acróbata

11 comentarios:

  1. hola amigo Tom, perdon , pero no pude resistir la tentacion de comentar tan eruditas palabras .
    hoy el tiempo parace tener un significado diferente no? que los mil y tantos minutos del dia, no siempre son perpetuos, y que los cientos de matices que lo definen y componen, pueden vivirse o solo disfrutarse por separado,en todo el amplio abanico de su espectro, que no esta encadenado a un circulo constante, que puede ser flexible, e incluso en ocaciones desvanecerse en su propio tiempo.
    pasamos, por, sobre y a travez de él, bajo él y detras tambien...sin olvidar que en su merito, parece mas un espejo, que un reloj
    Abrazos
    Lucia

    ResponderEliminar
  2. ¿Cuatro minutos entre levantarme y tener capacidad de leer?

    Jamás llegaré a ese récord.

    ResponderEliminar
  3. Jo, qué preparado estás por las mañanas!
    Yo necesito un tanque de café para despertame :)
    Besos.

    ResponderEliminar
  4. Vivimos con tantas carreras que momentos mágicos como los que describes se nos pasan fugaces ante los ojos, sin degustarlos y sentirlos. Y sí, a veces unos escasos minutos pueden traer remansos de paz que dejan huellas.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  5. Hola Tomás!!

    Mmm!!! ese olor a café...el agua recorriendo mi espalda,mientras me dan los buenos días...en fin!!! hay muchos min.buenos que son los que hay que recordar,por los que merece la pena levantarse,de los otros...de los otros mejor ni mentarlos.

    Buenos días...digo buenas noches Tomás!!!
    Un abrazo (me encanta este momento) ;)

    ResponderEliminar
  6. Doce minutos y todo un paraíso. Doce minutos como todo el tiempo. Como cerrar los ojos y abrir el alma.

    Un saludo enorme, Tomás. Buenas noches.

    ResponderEliminar
  7. Doce minutos y se para el tiempo...
    Besos, acróbata.

    ResponderEliminar
  8. Ostias, chaval, si hago la mitad de esos puntos llego tarde, fijo!

    Adelanto el min. 12 al 1 directamente, jajaja...


    Un abrazo!

    ResponderEliminar
  9. Lo mejor es cambiar cada día las costumbre, para que la rutina no se apodere de nuestras vidas.

    Marikosan

    ResponderEliminar
  10. Los doce minutos mejor aprovechados del mundo.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  11. En muchas ocasiones se necesitan bastante menos de 12 minutos, para ocuparse un poco de los demás.
    Saludos.

    ResponderEliminar