miércoles, 6 de julio de 2011

De todos.


La casa
que más quiero
no tiene techos ni suelos,
sus paredes son de viento
y sus puertas están abiertas
al horizonte más bello.


La casa
que más quiero
no tiene lámparas ni muebles,
su luz son los luceros
y por sus grifos sin llave
corre el agua de los riachuelos.


La casa que yo quiero
no es mía ni tuya.
¡No es de nadie!


La casa
que más quiero
no tiene porche ni balcones,
sus cortinas son de espuma
y sus ventanas se asoman
a los océanos del mundo entero.


La casa
que más quiero
no tiene rejas ni candados,
sus verjas son de niebla
y todos los caminos
conducen libres hasta ella.


La casa que yo quiero
es tuya y es mía.
¡Es de todos!


acróbata

17 comentarios:

  1. Esa casa que tanto amamos todos y que dejamos destrozar sin mover un dedo... ¡qué hermosa es, con sus cortinas de espuma y sus verjas de niebla!
    Precioso, acróbata, sensible y reivindicativo.
    Mil besos.

    ResponderEliminar
  2. Bonito poema.
    Y bonito comentario el de Jana.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  3. Nuestra casa, la de los vientos que recogen lo que dejamos olvidado en su patio...

    Un saludo enorme, Tomás.

    ResponderEliminar
  4. La casa de todos. Y que poco apego tienen algunos por ella. Parece que no nos importa como hemos de dejarla a nuestros nietos.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. La casa es de todos, pero eso supone demasiados huéspedes, con sus manias, sus ideas, sus intereses...como no vamos a destruirla y corromperla??? no sabemos respetarnos a nosotros mismos, menos a los demás o nuestro hogar!!!

    ResponderEliminar
  6. Tendríamos que cuidar más nuestra casa, al fin y al cabo es la de todos y al mismo tiempo no tiene dueño.
    Tiene vida propia.
    Preciosa entrada.
    Besos.

    ResponderEliminar
  7. Precioso poema :)
    Una casa llamada Tierra, donde reine la libertad.

    ResponderEliminar
  8. Si fuesemos más sensibles esa casa sería un paraíso.
    Precioso,sensible y una buena llamada de atención.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  9. Esa casa me recuerda al mar... bonita alusión.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  10. Hola Tomás!!

    Ésta casa que es tuya y mía,esta casa que es de todos,que no tiene techo ni suelo y sus paredes son de viento...ésta casa debemos de cuidarla por el bien de los que han de venir.

    Expresas muy bien tus sentimientos Tomás
    Un abrazo
    Feliz finde

    ResponderEliminar
  11. ¡ Que bonito escribes y que bien acompañas, sea cuál sea el tema...!

    En esta ocasión, desde un recóndito lugar de "la casa de todos y de nadie" mi guiño, viene acompañado de flores...

    La casa que yo quiero
    no es mía ni tuya.
    ¡No es de nadie!

    La casa que yo quiero
    es tuya y es mía.
    ¡Es de todos!

    Preciosa realidad cargada de opuesto significado ...¡ Desdoblaste el sentido!!! :)

    Te felicito, gracias por compartir tus acrobacias ;)

    NAMASTÉ

    ResponderEliminar
  12. Hola amigo, pasaba a saludarte y ver como iba esta casa tuya ya veo que llena, y me encontre con este bello poema de otra casa la de todos y de su tierra respiramos, seria mejor que mejor la cuidaramos...me encanto.
    un abrazo... feliz verano.
    Tu amiga lucia

    ResponderEliminar
  13. Muchas gracias lucia por pasarte por aquí, yo también te deseo un lindo verano junto a los tuyos.

    Abrazos amiga.

    ResponderEliminar
  14. Hola Acróbata, esta casa que nos dejas está llena de belleza, la serenidad y los elementos naturales hacen de esa casa de todos un rincón adorable...
    Tu pluma continua nutiéndose de tu alma de poeta...

    Saludos de Flor de lis

    ResponderEliminar
  15. Muchas gracias Flor de lis por tu visita, es un placer volver a leer tus comentarios.

    Abrazos amiga.

    ResponderEliminar