sábado, 11 de junio de 2011

No podrán.



Podrán rompernos la boca
con la soberbia de sus porras,
pero no las palabras
que vuelan ahora bien libres
por el cielo azul de las plazas.

Podrán golpearnos la cara
con el fanatismo de sus puños,
pero no el brillo de los ojos
que al fin han visto la luz
tras el largo túnel del hastío.

No podrán contener la marea
empujada con la ilusión de esta sociedad.

Podrán patearnos la espalda
con la cobardía de sus botas,
pero no el espíritu colectivo
que día a día, grito a grito
se engrandece más y más.

Podrán lacerarnos el cuerpo
con la brutalidad de sus cargas,
pero no la esperanza cierta
de alcanzar un nuevo mundo
más justo y honesto para todos.

No podrán parar la gran ola
que viene henchida de libertad.


acróbata

15 comentarios:

  1. Estupendo. Y los dos últimos versos, geniales. ¡Arriba la libertad de pensamiento, sobre todas las cosas de esta vida! Abrazos.

    ResponderEliminar
  2. Otra cosa no, pero eres el optimismo hecho persona hombre de Alabama....jajajja

    Un poco de esperanza amigos, que es gratis y sienta muy bien para el sistema cardiovascular...

    ¡Arriba jana!, ¡arriba!

    En todo caso, muchas gracias a los dos por vuestros comentarios.

    Abrazos.

    ResponderEliminar
  3. Es bueno seguir indignándose de la indignidad. Y estos jóvenes, han sabido tomar el único camino que puede llevarnos a esa cada vez mas necesaria y autentica palabra que es: LIBERTAD.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. No corren buenos tiempos para la lírica, pero allí a lo lejos veo la ola...

    Otro abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Deseo con todas las fibras de mi ser que así sea.
    Yo estoy subida en el tren del optimismo,hago surf en esa ola creciente que espero imparable.
    Aún a pesar de tantas opiniones contrarias-incluida la de mi padre,claro-
    Hay que perseguir sin descanso la auténtica libertad, la autenticidad y transparencia,el beneficio común.
    La música es muy acorde.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  6. Con una sola Ola, la de las filas de parados, las que aglomeran el INEM. Quedarían ahogados a la voz de ya.

    La libertad del pueblo nace en las plazas más pequeñas.

    Besos.

    ResponderEliminar
  7. Olas de liberdad en los mares de la esperanza...Hay palabras que conmueven y traen recuerdos, estas lo son.

    Saludos argentinísimos, Tomás.

    ResponderEliminar
  8. Nadie puede contener la fuerza de la verdad, siempre sale a flote. Aunque a veces a un precio muy alto.
    Besos y feliz fin de semana Acróbata.

    ResponderEliminar
  9. No suelo ser muy optimista, pero tienes razón, Tomás, en que la esperanza es gratis.

    En todo caso, me quedo con aquella fotografía que vi en el blog de Amelia en que una chica con nariz de clown le regalaba una flor y una sonrisa al antidisturbios de Barcelona. Esa es mi revolución.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  10. Una mezcla profusa de indignación y utopía en tus letras, pero estoy contigo, no sé el tiempo que se tendrá que invertir, pero quizás con el paso del mismo, se respirará unicamente LIBERTAD.

    BESIKOS Y FELIZ DOMINGO:))

    NAMASTÉ

    ResponderEliminar
  11. Dicen que el mundo está lleno de ilusos persiguiendo utopías....cierto!!!....pero al igual que para un ser humano vivir sin esperanza en su futuro individual es una auténtica tortura, donde más que vivir, va vegetando en movimiento, para una Sociedad es tres cuarto de lo mismo. Quizás precisamente el triunfo de los grandes poderes fácticos es eso, hacer creer a los ciudadanos sometidos bajo el yugo de su modelo que ningún cambio es posible. Si esto es así, si nada se puede cambiar.....entonces para qué levantarse cada mañana. No sé, yo que soy bastante iluso por naturaleza (pero no sordo, ciego ni insensible), prefiero levantarme cada día mirando hacía delante, hacía utopía, por supuesto son muchas las noches que me acuesto bastante desilusionado, pero el sueño es bastante reparador. En fin, para terminar....

    Una sociedad que no evoluciona, que se detiene, que se estanca, no se queda ahí parada en el camino, pues el camino no es horizontal, el camino es vertical y si dejas de subir en muy poco caes como el plomo....

    Como siempre muchas gracias por vuestros comentarios.

    Abrazos.

    ResponderEliminar
  12. No, no podrán, la ilusión es un arma que no conoce de golpes ni de hastío.
    Besos, acróbata.

    ResponderEliminar
  13. Esa ola YA es imparable.
    Un abrazo

    ResponderEliminar