miércoles, 1 de junio de 2011

CONDENADOS.


No te salves
de mí
y del ahora.
No te salves
de ti
y del después.
No te salves
de nosotros
y del siempre.
No te salves,
porque tu salvación
es mi condena
y mi condena
es también la tuya.
No te salves...¡No!
¡No te salves!
ahora al fin
que ya estamos condenados.
Condenados a mirarnos
sin necesidad de ojos.
Condenados a entendernos
con palabras y silencios.
Condenados a querernos
con todo lo que somos.
¡Condenados!


acróbata


*Estas pocas letras son mi humilde homenaje a uno de los poemas que más me gustan "No te salves" de mi admirado Mario Benedetti.

12 comentarios:

  1. Yo huyo siempre de las condenas, pero confieso que esta sería dulce de llevar.
    Besos.

    ResponderEliminar
  2. La condena de quererse no es tal. Bonita condena!

    Bss.

    ResponderEliminar
  3. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  4. ( ja, ja, ja... la anterior eliminada por la ortografía ;-))

    Precioso HUMILDE HOMENAJE a uno de los poemas que más me gustan...

    ¡ ESTA SI ES UNA DULCE CONDENA! ¿ Conoces a los Rodriguez?

    ¡ No te salves y FELIZ CONDENA!!

    NAMASTÉ ;-) BESIKOS!!

    ResponderEliminar
  5. ¿Humilde?... Muy grande Tomás, muy grande, como tú.
    Otro beazo.

    ResponderEliminar
  6. Benedetti era un grande.
    Y ese poema uno de los mejores para mí.

    El tuyo también está muy bien.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  7. Compartimos admiración por Benedetti, además de la mia por tus escritos.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  8. Muchas gracias gente.


    Abrazos.

    Claro que los conozco, vamos y no sonaban en los noventa (sin documentos)

    ResponderEliminar
  9. ¡Menudo poema has creado, Don Tomás!...

    Puse el de Benedetti en tu anterior entrada, porque me encanta, y porque no aprendo a leerte del más antiguo hacia el último... ¡Ay qué burra!.

    Precioso, mi niño. Precioso. Relatos, poemas... Escribes de PM (con perdón).

    Más besazos.

    ResponderEliminar
  10. ¿Quién no querría una condena tan apasionada y entregada?
    Una preciosidad.
    Besos.

    ResponderEliminar
  11. Bendita condena la del amor compartido. !Bello poema!
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  12. "Condenados a mirarnos sin necesidad de ojos,condenados a entendernos con palabras y silencios,condenados a querernos con todo lo que somos".
    Me parece maravilloso homenaje que le brindas Tomás!!

    Un abrazo

    ResponderEliminar