sábado, 28 de mayo de 2011

Me dices.



Me dices,
que a la poesía
como a la vida
siempre hay que echarle
todo el sentimiento.


Y yo,
que sangro como escribo
y escribo lo que vivo,
contesto con el corazón en un puño:
¡Soy todo lo que siento
y siento todo lo que soy!


Y tú,
sin ánimo ofensivo,
juez del verbo y del lirismo,
¿puedes afirmar lo mismo?


Me dices,
que a los versos
como al día a día
siempre hay que ponerle
toda la pasión.


Y yo,
que respiro como vivo
y vivo lo que digo,
Contesto con el alma en vilo:
¡Soy todo lo que expreso
y expreso todo lo que soy!


Y tú,
sin agravio comparativo,
censor de la voz y del poema,
¿puedes decir lo mismo?


 

acróbata

16 comentarios:

  1. Por supuesto,siempre arriesgo.
    Besos y hasta el lunes.

    ResponderEliminar
  2. Sobran censores y faltan almas.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  3. Bastante tenemos con nuestra propia censura...
    Besos.

    ResponderEliminar
  4. Menuda preguntita.
    Algunas veces no.
    Que suerte tienes siendo tan fiel a ti mismo.
    Un bessito

    ResponderEliminar
  5. Cuando termine de conocerme, podré opinar. De momento, digo que me encanta lo que he leído. Eres auténtico y veraz.

    Un abrazo Tomás.

    ResponderEliminar
  6. Una entrada sincera.
    Es difícil ser un poeta mentiroso.
    Besos.

    ResponderEliminar
  7. Nunca puede el censor del poema decir lo mismo. Y en este sentido al censor le toca la parte fea del asunto: cortar, censuar la creatividad de otros. No creo que sea capaz de crear una sola línea bella :)

    Bss.

    ResponderEliminar
  8. En la autenticidad de tus letras, se respiran tus latidos...

    " que sangro como escribo
    y escribo lo que vivo... ( ESPECTACULAR ;-))

    NO existe comparación cuando todos somos únicos, ni mejores ni peores que los demás, simplemente diferentes.

    Tú que no eres censor de la voz, afortunadamente, debes ser fiel a ti mismo...

    BESOS SIN CENSURA!!!!

    ResponderEliminar
  9. Para algunos las palabras son palabras, para otros alientos de vida.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  10. La autenticidad no se discute, y la estoy leyendo...

    Un saludo grandote, Tomás. Que pases lindo fin de semana, ah, saludos a la familia.

    ResponderEliminar
  11. me gusta esa furia de palabras. bien.

    ResponderEliminar
  12. La poesía no está hecha para entenderla, sino para temblarla.
    Los censores solo alcanzan a entender la fachada de lo escrito, no son capaces de vivir dentro del poema, porque solo el poeta es el inquilino.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  13. No creo que pudiera decir nada.

    Buenísimo, acróbata.

    ResponderEliminar
  14. Hola Tomás!!

    PASIÓN!!!! con mayúsculas es lo que veo en tu poesía y autenticidad,nadie,repito nadie puede ser censor de los sentimientos de quien escribe,nadie está dentro del alma del poeta,ni nadie toma su decisión,la de escribir lo que siente o lo que piensa o lo que vive o lo que ama.

    Impresionante Tomás,sigues sorprendiéndome gratamente siempre que te leo.

    Sigue con esos sentimientos a flor de piel,que tan buena escritura te proporciona.

    Un abrazo amigo mío!

    ResponderEliminar