jueves, 5 de mayo de 2011

La valentia de la vida.


El ser humano por puro instinto conservacionista suele ser más bien cobarde a la hora de tomar decisiones que puedan traer aparejados cambios bruscos a su rutina diaria, menos mal que la vida no es así, y cuando creemos que nuestra existencia está más o menos encauzada en una dirección hacía un final que parece inevitable, viene ésta con su continuo dinamismo y en apenas unos instantes, con unos imprevisibles cambios, nos lo pone todo patas arriba, dejando hecho trizas ese posible destino e incitándonos con ello a que comencemos de nuevo a trazarnos otro bien distinto en el edén del pensamiento.
Algunos, a estos bruscos cambios inesperados, que derrumban hasta los cimientos de los castillos de naipes que se habían construido en el cielo de su imaginación, lo nombran como fracaso personal, llevándolos a un estado melancólico y apático donde cada nuevo vaso que se encuentran en su camino lo verán medio vacío. Otros, esto lo denominaran evolución, entrando de golpe en una etapa de euforia y actividad desbocada donde contemplaran su existencia desde la perspectiva del vaso constantemente medio lleno, quizás esta nueva realidad es la antesala de la anterior a poco que la rueda de la fortuna vuelva a girar de nuevo. Y yo a esta nueva situación simplemente la llamo vida y con el contenido de mi vaso intento brindar cada día, unas pocas veces su contenido me sabe a gloria, otras muchas no, aunque me sacie la sed y solamente unas pocas me tengo que reprimir para no hacer el vaso pedazos contra el pavimento que no se cansa de ponerme socavones allá donde se suponía que todo iba a ser un firme en perfecto estado. En fin, así es la vida.

                                                             

                                                              acróbata

23 comentarios:

  1. Lo que nosotros no somos capaces de decidir, lo decide la vida en nuestro lugar. Y como nuestra vida es un continuo acatamento de órdenes y normas, seguimos a delante sin darnos cuenta de que tenemos toda la valentía que la vida nos presta.
    Me ha gustado mucho este texto. Muy reflexivo.
    Un abrazo y un deseo

    ResponderEliminar
  2. La vida es caprichosa por naturaleza y en nosotros está tener el suficiente coraje y valentía para afrontar sus reveses,lo digo por experiencia propia.
    Millones de besos.

    ResponderEliminar
  3. Buena reflexión Tomás,nos acostumbramos a la vida que tenemos y no nos damos cuenta que todo esto es muy efímero,que en cualquier momento puede desaparecer por un motivo u otro,y despúes vuelta a empezar,con ilusión a veces o con miedos,otras,en cualquier caso,queremos sentirnos seguros y ser los dueños de nuestra vida,que será mejor o peor,pero será nuestra,si la providencia nos deja.
    La vida,nuestro querido vaso,que no se nos escape de las manos,Tomás,siempre se puede remontar,con voluntad,fuerza y corazón.

    Un abrazo,mi querido amigo!!

    Ah!! me gustó la canción,creo que no te lo dije,con la emoción de ser la segunda,jaja!!!

    ResponderEliminar
  4. Me enganchaste desde el principio, qué buena reflexión Acróbata, muy real.
    Nunca sabes nada, voy a hacer lo que tú, intentar brindar con el vaso día a día (que no es poco)
    Un brindis por ti y por tu entrada.
    Besos.

    ResponderEliminar
  5. Vaya¡ mira por donde leerte hoy,me ha venido bien.
    Por lo menos hoy,te haré caso,Brindemos¡
    Besos y buen escrito¡

    ResponderEliminar
  6. Asi es la vida, llena de altos y bajos, cuanto más subes, más duele la caída, pero nunca queda otra opción que la de seguir hacia delante.

    ResponderEliminar
  7. Así es...y la vida sigue
    Por lo menos que haya salud.

    ResponderEliminar
  8. Triste perdida de tiempo, si intentamos comprender la vida. Mejor es gastarlo en vivirla.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  9. Si permites, me uno al brindis, por la manifiesta lección de vida que nos ofreces y POR LA VIDA!!

    ( glup, glup... aaaaaahhhhhhh ;-) )

    ResponderEliminar
  10. acabo de tener una sensacion muy rara con tu entrada, el videoclip....me estare volviendo loca??? tal vez algun dia te lo explique.

    soy conservacionista...que no conformista. quiero equilibrio, no disfruto de grandes cambios, aunque si vivo con ellos...los afronto y los supero.
    la vida a veces gira demasiadas veces, lo menos que podia es hacerlo un poco mas despacio.

    ResponderEliminar
  11. ¿Brindar por la vida?... ¿Sea cual sea el momento por el que estemos pasando?...

    ¡Ay!... No sé por qué le echamos la culpa a ella, en general, de lo que nos sucece particularmente a cada uno.

    ¿No somos nosotros, y no la vida, la que dirigimos nuestros pasos unas veces acertadamente y otras estrellándonos?.

    ¿Qué juega el destino en nuestras vidas?. ¿Somos marionetas?.

    Me ha gustado tu reflexión. Mucho. Me encanta como escribes, Tomás.

    Besos. Muchos.

    ResponderEliminar
  12. Cuánto tiempo perdido tratando de explicarnos la vida, sometiendo al análisis los vertiginosos o pausados cambios que ella opera. Cuánto olvidamos que la vida fue hecha para ¡vivirla! Y aprender de ella.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  13. Así es la vida!!pero yo, buuuuf llevo fatal los cambios que le vamos a hacer, claro que siempre puede ser a mejor ¿no?

    Besos abisales y brindis de limón con gotitas anímicas juas ;)

    ResponderEliminar
  14. Muchas gracias amigos.

    It´s a wonderfull life!!!!!!

    Abrazos.

    P.d: El tiempo ni se gana ni se pierde, tan sólo se acompaña...

    ResponderEliminar
  15. Como dícen en todos los comentarios: así es la vida. Lo importante es la actitud que tomemos ante las cosas.
    Ahora me viene a la cabeza la frase de ese entrenador de fútbol de no sé qué equipo:
    "siempre negativo, nunca positivo..."
    ¡¡Pués ahí estoy yo, en el polo +!!.
    Un besazo.

    ResponderEliminar
  16. Bueh, la vida... he aprendido que a la vida hay que vivirla, y no que ella nos viva, mas o menos como ese vaso...

    Un saludote bien grandote, Tomás.

    ResponderEliminar
  17. Brindar por cada dia que vivimos, celebrar que estamos aquí y ahora, intentar ver lo bueno que nos rodea y si brindar, brindar.
    Me gustó esta reflexión Tomás.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  18. "Y yo a esta nueva situación simplemente la llamo vida y con el contenido de mi vaso intento brindar cada día"

    Ejemplar actitud la tuya, creo que debemos toma nota y hacer lo mismo. Desde luego es lo más inteligente.

    Ahí voy, con la guerra de Magnesia a punto de concluir...

    Bss.

    ResponderEliminar
  19. ¡Así es la vida!

    Bien lo dices.

    Es una dama coqueta que juega con nosotros y en esos vaivenes, sólo algo nos salva: la fe.

    Saludos.

    Isabel

    ResponderEliminar