miércoles, 11 de mayo de 2011

Alzheimer.


¿Te conozco?
Tienes sus ojos
Pero no el brillo de sus miradas.
Hablas con su voz
Pero tus palabras no son su aliento cálido.
Tocas con sus manos
Pero tu tacto no da su cobijo seguro.
Besas con sus labios
Pero ya no con la ternura de antaño.
Luces todo su cuerpo
Pero no con el garbo de su porte esbelto.
¿Te conozco?
Sombra de su sombra,
Sombra de su luz eterna
¡No!
No te conozco
Y tú a mí.ya tampoco.

            acróbata


  
* Este poema, en el que gracias a Dios no me veo y deseo no tener que verme nunca, va dedicado con todo mi cariño a todas aquellas personas que cada día contemplan impotentes como la luz interna de su ser querido va apagándose poco a poco hasta que llega el terrible momento en que está sin estar.

Todo mi apoyo y solidaridad para esos héroes anónimos.

30 comentarios:

  1. Bien lo has dicho, esa luz que se apaga...
    Un poema con las palabras exactas de la oscuridad...
    Saludos muchos, Tomás.

    ResponderEliminar
  2. Venía a ver cómo te encontrabas,si has sentido tú el terremoto Tomás,lo acabo de escuchar en las noticias,ya hay tres fallecidos,espero que por donde tú vives no haya pasado nada.

    Comentarte que una de las peores enfermedades que existen es el Alzheimer,para la persona que lo padece,pero sobre todo para las que están a su alrededor,lo peor que te puede pasar es que la persona que quieres no te recuerde,te mire sin ese brillo en los ojos,que no recuerde tu cara,tu cariño,es muy duro.

    Me uno a tu solidaridad
    Gracias por estar,amigo mío
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Muchas gracias por vuestras palabras.

    Aquí en Águilas se ha notado muchísimo, pero gracias a Dios que se sepa no ha pasado nada, a Lorca que está muy cerquita de aquí la ha golpeado de lleno.

    Abrazos.

    ResponderEliminar
  4. Tus versos expresan con tremenda sensibilidad, cariño y tristeza esa terrible enfermedad que borra las páginas de la vida, de los sentimientos, los trayectos recorridos junto a las personas que amamos, que sesga con afilada guadaña besos y sonrisas conocidas.

    Magnífica tu composición.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  5. El horror. Que me peguen un tiro si llego.

    ResponderEliminar
  6. Te entiendo bien: una tía mía muy querida vivió muchos años en esa sombra. Gracias, Tomás, por tus versos.

    Un fuerte abrazo

    ResponderEliminar
  7. Tomas gran sensibilidad y talento el tuyo en porder describir una patologia asi con tanta belleza...besitos

    ResponderEliminar
  8. Se vuelven como niños, la madre de una amiga tiene Alzheimer y coloca juguetes en sus manos, la pone música, la besa, la ama...
    Estoy segura que sienten esos besos dados con cariño.
    Hermosa entrada Acróbata.
    Menos mal que no te ha pasado nada con el terremoto, he visto las escenas en la televisión y ha sido una auténtica tragedia.
    Un abrazo amigo.

    ResponderEliminar
  9. Es un apena que la mente se deteriore de esa manera, solo espero que el que lo sufre no se dé cuenta de nada porque sería más horrible. Entrañable poema.Un abrazo

    ResponderEliminar
  10. Mi abuela... gran mujer, un ser excepcional... es muy triste, muy. Me llegaba su tremenda soledad cuando permanecía a su lado. Su mirada... La llenaba de besos y me miraba fijamente. No puedo explicar su mirada.
    Besos

    ResponderEliminar
  11. Terrible enfermedad para el que la padece y para el que dia a dia convive con el enfermo. El amor es el único lenguaje que nos acerca a ellos.
    Precioso poema.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  12. Es un tema tan triste perder a alguien en los cajones de la mente.
    Un bello homenaje el tuyo
    Un beso

    ResponderEliminar
  13. Me uno al amor que lanzas a las personas afectadas por esta terrible enfermedad.
    El poema es muy delicado y suave. Un detalle
    Un abrazo y un deseo

    ResponderEliminar
  14. Bueno Tomás, muy bueno. Esperemos no llegar a ese extremo. Y si llegamos, que haya alguien a nuestro lado y lo refleje de forma tan delicada y sutil.

    ResponderEliminar
  15. Triste enfermedad que asesina recuerdos y vivencias, que deja sin sentido los abrazos y que presenta un horizonte teñido de olvidos y silencios.
    Bello y entrañable poema.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  16. Mi querido Tomás, gracias a Dios que estás bien, escuché las noticias y pensaba en todos ustedes, me voy tranquilizando según los veo, pero de mi querida Angela y Asun, no sé nada...
    Gracias por el poema maravilloso que nos dejas hoy y por experiencia sé de lo que hablas. Mi madre fué una mujer tremendamente hermosa y disfrutaba su belleza, y fué muy duro ver como se depauparaba poco a poco y su mente se perdía, sin recuerdos...
    Espero Dios nos proteja.

    Un beso enorme, Tomás.

    ResponderEliminar
  17. Que enfermedad tan terrible.
    Acaba con el enfermo y con todo su entorno.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  18. Hola Tomas!
    Bien expresadas tus letras, es un dolor que se va asimilando poco a poco. Ya no existe nada de quien era, salvo su esqueleto.

    Un fuertisimo abrazo, más pequeño que el terremoto de ayer. Me alegro que en Aguilas no fuera tan terrible. Esperemos que los lorquinos se recuperen pronto.

    PD. Tu nunca llegas tarde. Guarde la mejor botella para el final.

    ResponderEliminar
  19. Clap, Clap, Clap...... cerrada ovación para ti, por la belleza con la que nos muestras esta cruda realidad y.... más intensa si cabe para todos esos héroes anónimos que conviven con ella día a día.....

    Desde este rincón gallego en el que habito os envío todo el ánimo y fuerza del que dispongo para una pronta recuperación de los afectados en tu tierra.

    Bicos mil!!!!!

    ResponderEliminar
  20. Muchas gracias a todos por pasar por aquí e interesaros por mi integridad y la de los míos. Gracias a Dios, aquí en Águilas todo ha quedado en un susto de los que no se olvidan pero sin consecuencias reseñables.

    Abrazos amigos.

    ResponderEliminar
  21. Por alguna razón que desconozco, ayer puse un comentario a esta entrada, que no ha aparecido.
    Quede constancia de ello y de mis ocultadas alabanzas al mismo.
    Saludos

    ResponderEliminar
  22. Desde ayer no sé que pasaba con bloguer que no me dejaba acceder a mi escritorio, hace un ratito que por fin he podido hacerlo y ahora compruebo consternado que casi todos los comentarios en esta entrada han desaparecido, no sé si algo más se habrá perdido. Me da mucha rabia, pues vuestras palabras son la gasolina para continuar publicando.

    Abrazos.

    ResponderEliminar
  23. Mi comentario decía algo así como ....

    Clap, clap, clap..... cerrada ovación para el autor por hablarnos con tanta belleza de una realidad tan cruda y más intensa si cabe para todos esos héroes anónimos que la viven día a día.

    También mandaba toda la fuerza y cariño desde este ricón gallego en el que habito para tu tierra y su pronta recuperación después de lo ocurrido.....

    Bicos mil!!!!!

    ResponderEliminar
  24. Muchas gracias QUELA por el detalle.

    Besos guapa.

    ResponderEliminar
  25. ¡Qué bonito eres!... Tú si que eres "grande".
    El tema que cuentas es tan triste que entre lo triste que estoy ya me sirve para ver la gran cantidad de cosas que podemos hacer desde nuestros rincones.

    Voy a buscar lo que me comentabas en mi blog.
    Un fortísimo beso con todo el cariño del que soy capaz.

    ResponderEliminar
  26. Hola Tomás!!
    Volví para preguntarte si habías sentido el terremoto y si estabas bien pude leerte que en Águilas estaba todo bien,antes de que se borraran los comentarios,siento mucho lo de Lorca por tantas muertes,yo tengo familia allí,pero están bien,aunque no saben cuando volverán a sus casas,si es que pueden volver.

    Un abrazo amigo mío

    ResponderEliminar
  27. uauuuuu!!! todavía tengo la piel de gallina!! precioso poema para una durisima situación. me ha encantadooo. bicos y muchos animos por esas tierras!!!

    ResponderEliminar
  28. Me ha gustado mucho, la verdad que has representado el problema muy bien.

    ResponderEliminar