miércoles, 27 de abril de 2011

Tambores.



Ya sabes
que comen sin descanso
las aves pardas de mis ojos
de la carne de tus labios,
cuando los rocíos de tus besos
van sembrando pasiones
por los bancales desnudos
 de mi torso estremecido.


Y también conoces
sin apenas decírtelo
que beben con descaro
los peces de mis miradas
del deseo húmedo
 que mana de tu boca.


Ya sabes
que crecen sin pausa
las fértiles primaveras
de todos mis sueños,
cuando los dulces vientos
de las mariposas de tus suspiros
recorren al alba
 las veredas de mi piel dormida.


Y además conoces
sin necesidad de escucharlos
los tambores de mi corazón
que palpitan con frenesí
ante la huella firme
 de tu cuerpo ardiente.


 
acróbata

21 comentarios:

  1. Un babero para la protagonista de estas letras! Rápido, se avecina riada de babas y no me extraña.
    Cuanto AMOR!!!
    Gusta mucho.
    Besos

    ResponderEliminar
  2. Me uno al comentario de María que, dicho sea de paso, me sacó una sonrisa. Cuando el amor fluye de esa manera, la tinta corre sobre el para dejar testimonio escrito de ese maravilloso evento.

    Felicidades, Acróbata.

    ResponderEliminar
  3. un aplauso para el el pibe....Huertero

    ResponderEliminar
  4. Qué romanticón, que gozada!
    Un abrazo y un deseo foryú

    ResponderEliminar
  5. Pues sabría de todo eso,pero ahora lo sabe mejor y de manera más romántica y dulce.
    Bonito de verdad.
    Otro beso.

    ResponderEliminar
  6. A mí también me suenan tambores.

    Cuando me bajo de la bici estática.




    Ahora es cuando os reís.

    ResponderEliminar
  7. Le va a gustar el redoble.
    No es para menos.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  8. Peces, aves, mariposas... danzando en la sensualidad de tus versos.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  9. Muchas gracias por vuestros comentarios.

    Abrazos.

    ResponderEliminar
  10. El amor se justifica, cuando es capaz de crear bellas metáforas como las de estos versos.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  11. Y es que no hay nada mas poderoso que el retumbar de los tambores al son de los latidos de un amor entregado e incondicional... El ser amado receptor de ese repicar de tambores es afortunado.

    Nosotros también por haberlo leído y sentido.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  12. Uuufffff!!!
    Hay una mujer feliz por ahí.
    Muchos besos Acróbata.

    ResponderEliminar
  13. Un decir fluido y sobrio sin dejar de ser pasional. Ya sabes que te seguiré leyendo.
    Abrazos.

    ResponderEliminar
  14. 22:17. Si leo una vez más tus versos...muero...


    Una preciosidad, Tomás.

    Saludos enormes. Tambien para la mujer feliz.

    ResponderEliminar
  15. Esto es amor,pasión y ternura¡ toma ya...
    MUy bueno,besos bien merecidos.

    ResponderEliminar
  16. uffff, cuánta pasión hay en tus versos hoy!!

    Un besooo!!

    ResponderEliminar
  17. Maravilloso. Tu sensualidad poética es un don.

    Abrazos desde Copenhague ya oscura y durmiente,

    Ian.

    ResponderEliminar
  18. Muchas gracias a todos por vuestras palabras.

    Bienvenidos Julio y Ian, un placer encontraros por aquí.

    Abrazos fraternos.

    ResponderEliminar
  19. Hola Tomás!!
    Mucha dulzura y ssensualidad en tus versos,parecen como si acariciaras a esa persona con tu voz,con tu melodía incansable de redobles de tambor,de tu corazón.

    Dichosos nosoros de poder leerlos y sentirlos así también.

    Un abrazo amigo mío

    ResponderEliminar
  20. ¡Viva la pasión convertida en letra! Fantástico poema, puro sentimiento, me encanta.

    ResponderEliminar
  21. GRACIAS por compartir tan bello y magnífico redoble envuelto en SENTIMIENTO... Maravilloso mensaje el de tus tambores

    Un Abrazo POETA ;-)

    ResponderEliminar