viernes, 29 de abril de 2011

Quinto derecha.


Desde que el vecino del quinto derecha se quedó parado, cada día que pasa estoy más preocupado por su salud mental, siempre ha sido un tipo bastante original en su indumentaria y forma de comportarse, pero si mal no recuerdo nunca había llegado a los extremos que está llegando en estos últimos tiempos coincidiendo con los primeros días de cada mes. El lunes pasado, sin ir más lejos, estando yo en el portal de entrada del edificio donde residimos, colocando en el tablón de anuncios la convocatoria de la junta de propietarios en la que por fin abandonaré el sufrido cargo de Presidente de la misma, entró por la puerta de la calle vestido de mujer, con ropa ceñida, la cara maquillada, una larga peluca rubia y unas enormes gafas de sol que le ocultaban casi todo el rostro, si no llega a ser porque al saludarme escuché su voz ni le reconozco. Por lo visto para este mes ha dejado guardado en el armario el disfraz de abuelo del mes pasado o el de parapléjico del anterior, la verdad creo que todo esto debe estar  relacionado con la continua llegada de cartas certificadas a su inmueble, que al final terminan todas devueltas por no poder dar con su paradero, pues según lo que notifica el cartero, por lo visto el tipo alquila su piso cada mes a alguien distinto y es prácticamente imposible dar con él.
Parece mentira a los extremos que están llegando algunos para no pagar sus deudas, temiéndole estoy el día que también decida dejar de pagar el recibo de la comunidad de propietarios, sabe Dios que será capaz de ingeniar para que ni los propios vecinos podamos dar con él.


                             acróbata

16 comentarios:

  1. La necesidad (en este caso de liquidez) agudiza el
    ingenio.


    Bss.

    ResponderEliminar
  2. A mí me parece la mar de astuto!
    Un beso.

    ResponderEliminar
  3. Me cae bien tu vecino, todo astucia. Jajaja. Muy buen escrito acróbata!

    ResponderEliminar
  4. Jajaja... qué bueno... Estando el mundo como está, ¡un ejemplo a seguir!

    Abrazos

    ResponderEliminar
  5. Ingenio no le falta a tu vecino jajajaja.,
    Buen fin de semana.

    ResponderEliminar
  6. Ja,ja.. muy ingenioso.
    Solo a un parado con tiempo se le puede ocurrir estas estrategias tan entretenidas y divertidas.

    Un fuerte abrazo y saludos para la family.

    ResponderEliminar
  7. Pícaro el vecino...pero de mujer!!! jajajaja

    Saludos, Tomás. Buenas noches.

    ResponderEliminar
  8. jajajaj, dile porfa me avise,para que me de un cursito, jajajja.

    Muy bueno Tomás,

    besitos

    ResponderEliminar
  9. Buen ingenio, Tomás. Tendremos que sacarlo todos...

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  10. Hay que valer, no creo que pudiera hacer lo mismo que él.
    Besos y cuidado con los recibos de la comunidad, no pinta muy bien.

    ResponderEliminar
  11. Tomás,cuando la necesidad aprieta,se agudiza el ingenio.

    Buen relato,lo has contado muy bien.
    Un abrazo amigo mío!

    ResponderEliminar
  12. Un crack.
    El hambre agudiza el ingenio.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  13. Algo muy habitual en estos tiempos de crisis dónde el ingenio ha de suplir las carencias.
    Me encantó tu historia.
    He querido pasar para saludarte y acercarme a esas historias tan surrealistas que nos cuentas.
    Un placer leerte amiguito.
    Muak.

    ResponderEliminar
  14. Ingenioso, sin duda...

    Seguro que ha creado adicción entre algun@s vecin@s, una magnifíca táctica para preservar su cueva... con que sorprenderá el próximo mes?

    UN BESIKO ;-)

    ResponderEliminar
  15. Que bueno¡ contigo la sonrisa asegurada¡ ja jaaa

    ResponderEliminar