jueves, 14 de abril de 2011

La mentira del tiempo.



Aunque las agujas del minutero
no se cansen de presentar al tiempo
como una constante fija e invariable,
donde cada nueva vuelta
es un calco exacto de la anterior
y un anticipo claro de la próxima,
la experiencia de la vida
se empeña una y otra vez
en demostrar lo contrario,
pues nunca tendrán la misma duración
sesenta efímeros minutos
enredado entre sábanas llenas de suspiros
que una fría hora silenciosa
tumbado sobre una áspera cama solitaria.


Aunque los números del calendario
no desistan de mostrar fechas
como en un continuo escaparate sin fin,
donde cada nueva página
es una replica idéntica de la pasada
y una previsible copia del futuro,
la memoria de lo vivido
nos recuerda cada poco
que nada de eso es cierto,
pues no pueden tener igual extensión
treinta cortos días de deseo
pintando bellos horizontes de fuego
que un largo mes de anhelos
contemplando el gris del cielo apagado.


acróbata

12 comentarios:

  1. Cada minuto de cada día en la memoria, mientras pintamos ese cielo y nos enredamos entre lo vivido y lo por vivir. Quizás mañana sea una mentira. O no.

    Un placer esta visita de hoy.

    Saludos muchos, Tomás.

    ResponderEliminar
  2. No, definitivamente no es lo mismo, horizontes de fuego que cielos grises...

    ¿Para qué nos enseñan el reloj?


    Un fuerte abrazo, amigo mío

    ResponderEliminar
  3. La vida es así de GRANDE precisamente por sus contrastes, por sus colores, por sus estados, por sus cambios... El reloj seguirá pautándonos los días inevitablemente pero algunas veces surge la magia que te hace pararlo durante escasos segundos... por ejemplo cuando lees algo así. Me encanta leerte, acróbata de alma inquieta...

    ResponderEliminar
  4. Hola Tomás!!
    Bien cierto lo que dices,no es lo mismo,aunque parezca igual.
    Las horas,los días pasan...y depende de nosotros que sean eternas o efímeras,iguales o distintas.
    Buena canción,me alegro de haber pasado a leerte.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  5. Asi somos los humanos, de los minutos hacemos horas y de las horas, minutos.

    ResponderEliminar
  6. Lo bueno siempre se hace corto, es así.
    Me encantaron esas sábanas llenas de suspiros.
    Besos Acrobatita.

    ResponderEliminar
  7. Muchísimas gracias por dejarme vuestro cariño hecho letra.

    Abrazos.

    ResponderEliminar
  8. Si ya lo decía Einstein con su teoria de la relatividad del tiempo ;-)

    Bss y buen finde-vacaciones.

    ResponderEliminar
  9. ¡ Que bueno acróbata! ¡Cómo me gusta tu espacio, sin segundero...! parece que hubiera pasado por aquí" El ladrón del Tiempo"
    ( T. Pratchett)

    Besos permanentes,para ayer, hoy e iguales, aún siendo diferentes, para Mañana ;-)

    ResponderEliminar
  10. Acróbata, no words to add, esto es IMpresionante.
    Qué maravilla! Un gustazo pasar por tu casa.
    Besos

    ResponderEliminar
  11. Buenas tardes Tomás, no, no es lo mismo vivir que sobrevivir, no es lo mismo un minuto lleno de vida, que muchas horas llenas de ausencias, no es lo mismo.

    Me ha encantado, un beso

    ResponderEliminar