jueves, 17 de marzo de 2011

Sin control.



Desde que el pasado viernes La Tierra tembló de manera brutal en el país del sol naciente, vengo siguiendo cada vez más preocupado, entristecido y atemorizado la sucesión de los hechos. Si en un principio, el terremoto en si, con su posterior maremoto, me impactó por las imágenes dantescas de pérdidas materiales, como sobre todo, por las tragedias humanas que nos mostraban los distintos medios de comunicación. En estos tres últimos días, el desarrollo de los acontecimientos con la catástrofe nuclear me tiene realmente cada vez más atemorizado. Después de leer un sin fin de artículos de prensa, tanto nacionales como internacionales, y escuchar a otro montón de supuestos expertos en materia nuclear, humildemente he llegado a la conclusión que la central nuclear japonesa ya está fuera del control de los humanos y que en realidad nadie sabe que puede pasar de aquí en adelante. Ahora, para los creyentes, estamos en manos de la divinidad y para los que por desgracia no lo somos, simplemente esperamos el desarrollo de los hechos científicos. Unos hechos, dicho sea de paso, que hoy por hoy nos superan de largo, pues no tenemos ni los conocimientos ni las capacidades ni tan siquiera para comprenderlos en toda su dimensión. No seré yo, que tan sólo soy un observador más, sin apenas conocimientos de ciencia, el que aventure que puede pasar tanto a nivel local como mundial. Por supuesto tengo una idea, pero siguiendo la tradición nipona me reservo mi opinión más personal para la intimidad. Pero si haré una pequeña reflexión abierta a todo el que lea esto:

Pienso que hay asuntos de máxima importancia que afectan a toda la sociedad en su conjunto que no se pueden dejar en manos privadas para su explotación y mantenimiento. Así, la energía, la sanidad, la educación, las fuerzas y seguridad del Estado, el ejército, la justicia…no pueden estar gestionadas por empresas privadas, por supuesto que pueden tener participación privada, pero bajo supervisión directa del Estado. Cada vez más se está demostrando que un pueblo no puede quedar en manos privadas. Los responsables de la empresa de turno, como es natural, no sólo velan por los intereses de la inmensa mayoría, primero miran por los intereses de su empresa.  Y claro, a veces cuando se quiere reconocer la gravedad de los hechos ya es demasiado tarde para que se puedan resolver o al menos paliar en su extrema gravedad. No sé si éste ha sido el caso, pero hoy me pregunto, cómo estaríamos ahora mismo si tras detectar las primeras anomalías en la central nuclear, los responsables de la misma, se hubiesen puesto en lo peor y hubiesen pedido ayuda internacional resaltando lo peligrosa que puede llegar a ser esta energía si llega a los extremos de descontrol en los que estamos, en vez de, quizás, pensar tanto en las consecuencias económicas del conocimiento de los hechos por parte de toda la sociedad civil.

Para terminar, expresar todo mi apoyo al pueblo japonés, añadiendo que ahora no estamos en el momento de reprocharnos nada entre pronucleares y antinucleares (creo que por desgracia van a quedar pocas dudas). Ahora tenemos todos los ciudadanos del mundo que arrimar el hombro en lo que podamos para intentar paliar esta catástrofe sin precedentes. Necesitamos urgentemente lideres y científicos que digan, por supuesto obviando posteriores consecuencias económicas, que es lo que realmente hay que hacer para salir lo mejor posible de esta ratonera en la que me parece a mí estamos metidos.



                                                                                                    acróbata.

19 comentarios:

  1. Igual algún descerebrado propone solucionarlo con otro bombardeo.

    ResponderEliminar
  2. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  3. Uyyyyyyyy, que lío se me ha formado, por arreglar una s...
    En fin, te ponía que soy creyente y pido a Dios la sabiduría necesaria para al menos alzar la voz o escribir letras como las tuyas para crear la conciencia necesaria de que el mundo está al borde del cataclismo, y en un mundo devastado, de que serviría el bienestar económico??

    Abrazos Tomás

    ResponderEliminar
  4. Demasiadas catástrofes naturales en los últimos tiempos, además de las producidas por el hombre: guerras, revueltas... ¿No será que estamos viviendo el fin de los tiempos?
    Leí con interés tu entrada, y estoy de acuerdo contigo. Tu palabras son realistas. Un saludo

    ResponderEliminar
  5. Consecuencias, Tomás, que triste, que impotencia.
    Que Dios y la vida nos ampare, a todos en esta "ratonera" como bien dices.

    Un saludo de esperanza.

    ResponderEliminar
  6. Yo tampoco soy creyente y llevo días pasando de puntillas por todo lo que hable de la tragedia oyendo en mi memoria una y otra vezlas palabras de Don Jose Luis Sampedro: "Este sistema está agotado y no se sostiene. Si no nos detenemos por la razón nos pararán por la catástrofe". Hace tiempo que tengo la impresión de que cualquiera dia la Naturaeza se librará de nosotros como todo organismo vivo de los huéspedes que le parasitan.

    Me ha gustado mucho tu post por lo que dice y por el tono en que lo dice. Un beso

    ResponderEliminar
  7. Realistas palabras, realista reflexión. Da vértigo pensar en todo lo que puede aún acontecer.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  8. Eso me pregunto yo, porque no pidieron ayuda internacional a las primeras de cambio; Orgullo, ignorancia... no sé, pero pienso que pudo haber otro final menos dramático que el que están pasando a causa de la radiación.

    Me ha encantado leer tu reflexión, y siendo creyente ni yo creo que dios nos salve de este caos que se esta montando en la tierra.

    Un fuerte abrazo

    ResponderEliminar
  9. Todo nuestro apoyo... al final siempre el dinero gana a la lógica por mantener el paraiso donde vivimos en condiciones...

    Besos abisales

    PD: siiiii... buscaremos entre la música y no nos equivocaremos jajajja

    ResponderEliminar
  10. Muchas gracias a todos por pasaros por aquí, ojala muy pronto todo se resuelva con las mínimas consecuencias posibles....Ojala nunca hubiese yo escrito esta reflexión...

    Abrazos gente.

    ResponderEliminar
  11. Mi queridísimo Acróbata... estoy contigo. Se me pone la piel de gallina con el dolor del pueblo japonés...

    Estoy faltando a tu casa por cuestión del poco tiempo que tengo, no pienses que me he echado otro ligue... jajaja.

    Mi abrazo especial y solidario para todos los que están sufriendo.

    ResponderEliminar
  12. Los estados????, pero si el estado español el día antes de esta catástrofe dio el visto bueno a la continuidad de una sin ni siquiera mirar el informe. Yo creo que el consejo de energía nuclear mundial debería ser más claro y transparente y estar formado por científicos y responsables con diferencia de criterio. No podemos estar expuestos a bombas de relojería capaces de provocar unas consecuencias al futuro catastrófica
    Yo aún me pregunto como ese consejo permite tantas centrales en un país de un riesgo sísmico y volcánico tan elevado...
    Un beso
    No sigo que esto es indignante

    ResponderEliminar
  13. Ojalá, Tomás, no hubieses tenido motivos para escribir esa reflexión. Que estamos acabando con la tierra, está claro; que los criterios para casi todo son los económicos, no cabe duda. ¿Qué nos queda? Prefiero no pensar.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  14. Estoy completamente de acuerdo con todo lo que dices, sugieres y se intuye en tu reflexión.
    El pueblo japonés saldrá de esta, sin duda; de momento nos está dando a todos una espléndida lección de orden, serenidad y templanza (que dirían los creyentes...)

    Me ha gustado tu mirada hacia los acontecimientos.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  15. Qúe bien lo has explicado.
    Y cuanta razón tiene Marisa,que lección nos están dando a todos.
    Besos.

    ResponderEliminar
  16. Todo se desvanece hasta nuestros sueños , hasta el aire que respiramos se esfuma hasta el tiempo.
    La nada se apodera del reloj y los relojes estallan frente a nuestros ojos.
    Duele! Hay mucho horror!

    ResponderEliminar
  17. Yo creo que la madre naturaleza se defiende como puede, a fin de cuentas para ella no somos más que una de tantas especies que la habitamos, con la diferencia vital de que nosotros la destrozamos.

    ResponderEliminar
  18. Lamentablemente, han de suceder hechos tas masificados para que algunos paren a reflexionar
    sobre las no tan lejanas catástrofes. Tarde.

    Como tú, aprovecho para guardar mi opinión personal para la intimidad.

    Muy acertado. :-))

    ResponderEliminar