jueves, 31 de marzo de 2011

Los cuarenta principales.


Entiendo que la principal labor de los grandes empresarios es ganar dinero en cantidades astronómicas y la de los políticos es la de ganar elecciones y tratar de aferrarse al poder con uñas y dientes. Que los unos manejan gigantescas sumas monetarias y los otros enormes parcelas de poder, que el poder y el dinero se complementan a la perfección, pues el dinero necesita del poder para seguir creciendo y el poder busca al dinero para continuar manteniéndose al frente.
Centrándonos hoy en las grandes corporaciones, se dirá que irradian beneficio social a través de los puestos de trabajo que crean gracias a su emprendedora labor y que dan riqueza a los países. Y de los segundos, muchos dirán que son un mal necesario, y por lo tanto la salvaguarda del caos y la anarquía. Todo esto es incuestionable, pero no deberíamos olvidar que, tanto los unos como los otros, están sustentados sobre la base de los ciudadanos. Y también, por desgracia, es bien apreciable que gracias a las políticas de nuestros gobernantes, muy partidistas a favor de las grandes empresas multinacionales, el pueblo obrero, donde por supuesto se incluye a los pequeños empresarios, está cada vez más empobrecido y tiene menos derechos laborales.
Llegados a este punto, habría que hacer reseña que los cálculos económicos de estas grandes empresas son cuando menos perversos, ya que aunque los números les salgan en positivo, si no superan los balances del año anterior no consideran que están creciendo, y rápidamente presionan a los políticos para que legislen un nuevo ordenamiento jurídico que les dote de los ámbitos legales para poder tener mejores márgenes y así continuar creciendo cada año más que el anterior aunque las circunstancias macroeconómicas lo pongan muy difícil. Por supuesto, todas estas nuevas leyes, casi siempre tienen como consecuencia el recorte de derechos sociales, económicos y laborales de la clase obrera.

Cada día  comprendo mucho mejor las bases de la doctrina del liberalismo económico en toda su extensión. Basta mirar las fotografías de familia de las grandes corporaciones empresariales y comprobar como sus consejos de administración están plagados de expolíticos, y eso que la financiación de los partidos políticos no es transparente, que sino, acabaríamos entendiendo de una vez por todas lo bien relacionados que están el Gran Capital y la Política. Mientras tanto continuemos discutiendo tranquilamente quién va a ganar la liga o con quién ha tenido una aventura el famosillo de turno, que ya se ocuparan otros de hacernos cada día más pobres y con menos derechos.


                                                                            acróbata

8 comentarios:

  1. La putada del asunto es que grandes empresarios hay cuatro que son los beneficiados siempre. A los pequeños empresarios, que al final son los que dan trabajo, a esos los están jodiendo pero a base de bien.

    Y si, seguiremos debatiendo sobre el tabaco o el 110.

    ResponderEliminar
  2. Pues yo no lo comprendo. Ni estoy seguro de querer.

    ResponderEliminar
  3. Esto es hablar claro! De acuerdo en todo.
    Mi voto ya lo tienes.
    Salud

    ResponderEliminar
  4. Aquí los tontos se pelean unos con otros.
    Los de izquierdas contra los de derechas.
    Y como bien dices los expolíticos en grandes corporaciones cobrando sueldos astronómicos y con jubilaciones de oro, por ejemplo Felipe González o Aznar.
    No hay más ciego que el que no quiere ver.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  5. ¡Ay! calla, calla...que me pongo mala de leer tantas verdades.
    Y no es broma.
    Besos Acróbata.

    ResponderEliminar
  6. Tienes mi voto.
    Coño, qué bien hablas, cuanta verdad junta.
    Besos

    ResponderEliminar
  7. Que me diste en el lugarcito del enojo! Gran Capital y Politica, siempre van de la mano, lo estamos viendo ahora con las proximidad de nuestras elecciones. Mientras ellos hacen sus arreglos los trabajadores luchan por sus derechos.

    Saludos muchos, Tomás.

    ResponderEliminar
  8. Eso es lo que hay, si.
    Pero yo pensaba que la función de los políticos era gobernar en condiciones, no aferrarse con uñas y dientes a todooooo...
    Bueno, que nos queda muuuuucho por recorrer aún :S
    Besos abisales

    ResponderEliminar