viernes, 4 de febrero de 2011

Por la boca muere el pez.



Por mucho que se empeñe Adolfo Cabrales (Fito) en cantar a los cuatro vientos que por la boca vive el pez cada dos por tres nos demuestra la realidad todo lo contrario, dejando bien patente que continua muriendo de la misma manera que siempre lo ha hecho. Y es que hay lobos que por mucho que intenten disimular su pelaje y sus fauces bajo mil pieles de dulces corderos se les termina antes o después por ver el plumero. Esta España mía, esta España nuestra está alimentando unas diferencias abismales entre sus ciudadanos en temas tan básicos como la sanidad y la educación. Hoy en día no es lo mismo haber nacido apenas unos kilómetros más allá o más acá dentro de las fronteras del mismo país en asuntos primordiales donde nunca deberían existir diferencias. Hay Comunidades Autónomas donde la educación pública es un bien común y un valor de futuro que merece ser cuidado entre todos: administraciones, profesorado, progenitores y alumnos, donde cada uno aporta lo suyo para terminar formando a las generaciones venideras lo mejor posible para que puedan competir con garantías en un mercado global tan competitivo como el actual, además de para darles unos valores de respeto hacía si mismos y hacía los demás. Las distintas administraciones tanto regionales como locales aportando medios económicos tanto para el mantenimiento de las instalaciones, pago al profesorado, como para ayudar a los padres en la adquisición de los mínimos materiales necesarios para la adecuada educación de sus hijos y a éstos estimulándolos con distintas actividades extraescolares que les complemente la educación obligatoria recibida en los centros públicos. Hasta aquí todo se entiende y es comprensible, lo que no termina de cuadrarme son las otras muchas Comunidades donde lo primero que hacen cuando no les salen las cuentas es pegar un tijeretazo precisamente en aquello que nunca han defendido, como por ejemplo en la educación pública, mientras por supuesto no se les ocurre tocar otras partidas económicas menos importantes y prioritarias, como por ejemplo gastos de representación o por qué no, dar un ejemplo cívico y rebajar algo los cuantiosos sueldos de los distintos cargos políticos.

Personalmente soy de los que opinan que hay temas básicos de la sociedad del bienestar que deberían ser lo último en tocarse a la hora de apretarse el cinturón, como por ejemplo la sanidad, educación, dependencia y ayuda a la reinserción social de los más desfavorecidos…
Y también pienso que estoy totalmente a favor de una España federal con sus distintas particularidades regionales tan válidas las unas como las otras, pero no entiendo como dentro de las fronteras de un mismo País pueden consentirse diecisiete distintas sanidades, educaciones, justicia, etc. Hay asuntos esenciales donde todos deberíamos ser iguales y tener las mismas oportunidades, pues sino estaremos creando distintas rivalidades que lo único que conseguirán es desunir a los españolitos, y ya sabemos por desgracia el daño que siempre nos ha hecho a todos el tema de las dos “Españas”


                                                                           acróbata

13 comentarios:

  1. Exactamente , deberíamos ser iguales , y tener las mismas oportunidades, tú lo has dicho !

    ResponderEliminar
  2. cuanta razón tienes Tomasiko!! y no ace falta irse muy lejos para ver todo eso d lo que ablas. Y pensar ke lo peor aun esta por llegar...

    ResponderEliminar
  3. La política. Los politícos. La culpa. Me recuerda aquel chiste en que Mafalda le decía a Libertad que el gobierno no tenía la culpa del calor que hacía. Los políticos puede que sean los responsables, pero los culpables están amparados en la sombra y la hipocresía. Los políticos no dejan, al menos aquí, de ser los hombres de paja de personajes mucho más siniestros. ¿Cui Bono?
    Pensemos en quién se embolsa todo lo que los trabajadores perdemos.

    ResponderEliminar
  4. Cuánta razón o mejor, cuantas razones tienes.
    En lo primero que habría que recortar es en gastos de representación, coches oficiales, comilonas y cenonas....
    ¿Cómo se arregla ésto?, desde luego no cortando en sanidad, ni en educación ni en las prestaciones a los dependientes. Una forma de arreglarlo es revisando los sueldos de los que cobran por dos lados (por ejemplo por ex-ministra y por secretaria de estado, y no digo nombres),otra forma sería revisando los millooooones que se entregan en subvenciones... O subvenciones entregadas sin revisión de los gastos justificados por la AGE y por la admón autonómica que no cruzan datos y se duplican... mientras que otros se mueren de asco.

    Míra, ya me he cabreado.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  5. Hola Tomás!!

    Es verdad que hay diferencias entre las distintas autonomías,en lo más básico,educación,sanidad,justicia,unas se llevan los grandes presupuestos,mientras otras sólo reciben migajas,por supuesto los sobre-sueldos de los políticos ni se tocan,por mucha crisis que tengamos,y digo tengamos,porque ellos no la ven ni de lejos.

    Un abrazo, que éstos no necesitan ninguna aprobación de presupuestos,porque se regalan.

    ResponderEliminar
  6. Me ha encantado tu entrada estimado Acróbata, si bien yo vivo en la Argentina puedo ver algunas de las cosas que tu mencionas en España suceden también en mi pais. Y pienso lo mismo, no hay que recortar en salud o educación, eso nos resta como nación, los recortes presupuestarios se deben hacer por otro lado, ejemplo propaganda del estado, sueldos de funcionarios, etc.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  7. La educación es un derecho primordial y junto a la sanidad debría ser lo último en recortarse a mi parecer. Nunca entenderé como recortan eso que es totalmente necesario ante otras cosas menos indispensables que podrían incluso omitirse.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  8. Los sueldos, los sueldos abultados de los políticos, por qué no se los bajan para cosas realmente importantes????
    Ufa! ya me enojé!
    Tu texto Tomás, me ha tocado la sangre.

    Saludos muchos. Y buen fin de semana.

    ResponderEliminar
  9. Añadir a lo que tu has dicho (sobre que siempre se le pega el tijeretazo a los mismos) que cuando esta España iba tan requetebien, cos sus ministros de economía sacando pechito de lo bien lo que estaban haciendo y demás, a los sectores a los que se les pega hoy el tijeretazo NO SE LES SUBIA NI EL IPC en sus sueldos. Y ahora, tristemente se recorta más del 10% (aunque ellos digan el 5%).

    Ya me gustaría que se aplicaran a sí mismos proporcionalmente estas medidas, se quitaran dietas y desplazamientos a ver que les parecía a "SUS SEÑORÍAS"

    Corto ya que me pierdo...

    Buen finde.

    ResponderEliminar
  10. No te preocupes.
    Otros ya han decidido nuestro futuro.
    Concretamente los chinos que nos han comprado gran parte de la deuda, ahora somos suyos, y los alemanes que nos ordenan lo que hemos de hacer.
    Y los payasos a obedecer.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  11. Sí, señor, así se habla (o se escribe). Los recortes de presupuesto siempre son un despropósito, y el tijeretazo, o lo dan con los ojos cerrados o con la mano tonta. Es una equivocación tras otra.
    Por cierto, me encantan Fito y Fitipaldis.
    Feliz fin de semana.

    ResponderEliminar
  12. Me hice político,
    "pa" llenarme los bolsillos¡¡¡
    ahora que ya los tengo llenos
    me sudais los cojoncillos¡¡¡
    Y así es Damas y Caballeros,a ellos,se la sudamos...

    Genial Fito¡ Saludos Scarlata.

    ResponderEliminar
  13. Muchísimas gracias amigos por enriquecer mis reflexiones con todas vuestras opiniones, algunas me dejan pensativo (Pitt), otras me sacan alguna que otra carcajada (Scarlata) y en general todas me parecen muy buenas.

    Abrazos grandes.

    ResponderEliminar