sábado, 19 de febrero de 2011

Me dueles.


Me dueles.
Como el clavo a la madera
y el silencio a la palabra,
como la astilla a la piel desnuda
y el grito a la boca muda.

Me dueles.
Como la azada a la tierra fría
y el sudor a la espalda partida,
como la sequía a la semilla
y el olvido a la memoria perdida.

Me dueles, me dueles.
Ayer y hoy,

Me dueles.
Como el guante a la mejilla
y el desplante a la mano amiga,
como la navaja a la tripa henchida
y el adiós a la esperada bienvenida.

Me dueles.
Como la lágrima a la risa franca
y el velo a la mirada clara,
como la sal a la fresca llaga
y el viento a la vela rasgada.

Me dueles, me dueles.
mañana y siempre.

¡Me dueles!

                                                                                                    acróbata

20 comentarios:

  1. Ibuprofeno!!!!!!



    Ahora en serio, qué bonito, tus palabras encierran sentimientos profundos y arraigados.

    ResponderEliminar
  2. Y yo que estaba probando con paracetamol...jajajaj.

    Muchas gracias amiga por tu paso por aquí.

    Feliz finde!!!!

    ResponderEliminar
  3. ... porque estás anidado en una parte impalpable que no admite vendajes.

    Abrazo acróbata.

    Te dejo algo que seguro te gusta.
    http://www.goear.com/listen/0880ef0/me-duele-blanca-estoydepaso

    ResponderEliminar
  4. Me encantó..'como la sequia a la semilla', aunque todas las comparaciones son buenas..
    Una pincelada con color a desesperanza casi sentencia 'mañana y siempre'..Ojala que no sea asi, para nadie.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Y a mí me duele lo que escibes.
    Para ese dolor no hay soluciones químicas.

    ResponderEliminar
  6. Vaya¡ si esto no es arte,que me quede muda.

    Pues es arte,sigo hablando...Que bonito¡¡¡
    Besos.

    ResponderEliminar
  7. Nunca creí que un "me duele" me iba a gustar.

    Tomás, no soy masoca, pero me ha encantado tu poema, es sensacional.

    Besos.

    ResponderEliminar
  8. Mucho desgarro en estos versos. Me ha encantado el poema.

    Feliz fin de semana.

    ResponderEliminar
  9. Dolores de amor, doler como una lágrima, una bella imagen, Tomás.
    Un café y estos versos, hacen una mañana preciosa.

    Saludos, muchos y lindo fin de semana.

    ResponderEliminar
  10. Wow...cuanto dolor y que bellamente expresado. Gracias de tu dolorida amiga, que lo mio no son dolores de amor, ni Dolores de nombre...sino dolores de todo.

    Abrazos doloridos.

    ResponderEliminar
  11. Pues si, me dueles, cuando te veo escribir versos así, me dueles, desde lo más profundo de la palabra amigo, me dueles...

    Porque sé que solo un alma grande, escribe así, cuando duele.

    Qué pastilla me tomo?????


    Besotes de fin de semana, mi querido amigo.

    ResponderEliminar
  12. Besos a tus heridas.
    No te preocupes, algún día te dejarán de doler, ya lo verás.

    ResponderEliminar
  13. que belleza amigo !
    :)
    escribes hermoso ,te lo dije alguna vez?

    ResponderEliminar
  14. grandioso amigo me encanta cuando escribes desgarrao, como el quejio flamenco,me llega bien adentro , preciosos versos , un fuerte abrazo

    ResponderEliminar
  15. Bello y amargo desgarro....precioso poema amigo.
    Abrazo.

    ResponderEliminar
  16. Espero que tanto dolor sea recompensado.
    Es de justicia.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  17. Hola Tomás!!
    Ese dolor en tus palabras hasta hace que suene bien,eso pasa por escribirlo tan realmente bello,pero sería mejor que no doliera tanto,verdad?
    Un abrazo,por cierto la imagen es impresionante!

    ResponderEliminar
  18. No tengo remedio para los dolores... bueno, sí, quizás unas buenas risas.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  19. Éste "Me dueles", se impregnó de belleza, a pesar de los dolores... sólo irradia un gran amor.
    Precioso Tomás, me quedo con todos los versos, pero hay algunos en especial que me llegan aunque se sacasen de contexto:

    y el silencio a la palabra,
    y el grito a la boca muda.
    y el olvido a la memoria perdida.

    ¡Me gustaron todos ehhh!

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  20. No hay recetas que calmen algunos dolores, son dolores del alma, bonito poema.

    Un beso Tomás

    ResponderEliminar